Glosario del auto eléctrico: todo el vocabulario que hay que saber

Cada vez son más los coches eléctricos que circulan por carreteras y, con ellos, también se han introducido nuevos términos en la vida cotidiana del automóvil. Sin pretender ser completa, la siguiente lista recoge los términos más importantes en orden alfabético.

La aceptación de la movilidad eléctrica depende entre otras cosas también de la amplitud de la infraestructura de recarga pública.
La aceptación de la movilidad eléctrica depende entre otras cosas también de la amplitud de la infraestructura de recarga pública.Jan Woitas

Actualizaciones: los coches eléctricos se están convirtiendo cada vez más en ordenadores sobre ruedas. Por ese motivo, muchas tareas de mantenimiento y servicio se realizan también mediante actualizaciones de software. A menudo, el coche ni siquiera tiene que ir al taller. Las actualizaciones inalámbricas permiten, por ejemplo, añadir nuevas funciones o corregir errores.

Autonomía: el automóvil club alemán ADAC advierte que, en invierno, la autonomía de un vehículo eléctrico desciende en hasta un 30 por ciento, incluso más en casos extremos. Las bajas temperaturas de la estación fría del año tienen como consecuencia una menor resistencia interna de la batería, lo que significa que estas almacenan menos energía. El uso de equipos secundarios, como la calefacción, aumentan el consumo.

AVAS: desde julio de 2021, en todos los coches eléctricos matriculados en la Unión Europea se aplica un reglamento según el cual todos los automóviles eléctricos, híbridos o incluso de hidrógeno de nueva matriculación deben tener un sistema de alerta acústica. Según el automóvil club alemán ADAC, a velocidades de hasta 20 km/h y al dar marcha atrás, el AVAS (Acoustic Vehicle Alerting System o Sistema de Alerta Acústica del Vehículo) se activa automáticamente.

Batería: “La batería es un dispositivo de almacenamiento de energía de alto voltaje y, junto con el motor eléctrico, el núcleo de un vehículo eléctrico”, señala Vincenzo Lucà, del organismo certificador alemán Tüv Süd. En la batería, las celdas individuales de iones de litio se combinan en módulos, y estos a su vez en paquetes, que van montados lo más bajo posible en el suelo del vehículo.

Cable de carga: sin un cable de carga, no hay energía en el coche, por lo que este es un accesorio de vital importancia. Se suministra en diferentes longitudes, formas —liso o espiral— y con diferentes secciones transversales.

Cable de carga de emergencia: un cable de carga de emergencia para un automóvil eléctrico suele referirse a una toma eléctrica para el hogar. Si no se dispone de un punto de recarga doméstico, ya sea instalado en la pared o en otro sitio, este cable puede utilizarse para recargar electricidad en cualquier toma de corriente de 230 voltios.

Carga rápida: según Tüv Süd, las estaciones de recarga rápida permiten en la actualidad una potencia de carga de hasta 350 kilovatios. A modo de comparación, un enchufe doméstico produce unos 3,5 kW, y un punto de recarga anclado en la pared, o “wallbox”, suele producir 11 o 22 kW. Estas alternativas solo son viables cuando el vehículo está equipado con la tecnología correspondiente.

Cargador CCS: CCS significa Sistema de Carga Combinada (Combined Charging System) y hace referencia a un sistema de carga rápida con capacidades de carga de hasta 350 kW. Con CCS, el enchufe de tipo 2 para la carga de corriente alterna (CA) se ha ampliado con dos contactos adicionales para la carga de corriente continua (CC). Por lo tanto, un coche con una toma de corriente CCS puede cargarse tanto con corriente continua como con corriente alterna.

Cifras de movilidad eléctrica: informan sobre la cantidad de coches eléctricos en circulación. El Gobierno alemán, por ejemplo, quiere poner en circulación al menos 15 millones de turismos totalmente eléctricos hasta 2030. Actualmente hay unos 650.000.

Conducción con un solo pedal: algunos coches eléctricos pueden conducirse en muchas situaciones solo con un pie y a través del pedal del acelerador. “Si se pisa el pedal del acelerador, el coche se pone en marcha; si se suelta, el coche decelera considerablemente en lugar de avanzar por inercia, como ocurre con un motor de combustión”, explica Matthias Vogt, del ADAC. El efecto de frenado no lo produce el freno, sino el motor eléctrico, que se convierte en un generador de electricidad. Este efecto de regeneración de energía se denomina recuperación.

Cuota (de GEI): desde principios de 2022, los propietarios de un vehículo eléctrico pueden comercializar las emisiones de CO2 ahorradas por su coche de acuerdo con una tarifa fija. A través de la así llamada cuota de GEI (Cuota de reducción de gases de efecto invernadero), los propietarios pueden obtener entre 250 y 350 euros. El trámite es gestionado por intermediarios.

“Doble fondo”: en casi todos los coches eléctricos, la batería se encuentra en una especie de doble fondo. “Allí se puede proteger mejor, el peso se distribuye uniformemente y además ocupa el menor espacio”, explica Gerrit Reichel, del Automobil-Club Verkehr (ACV), el tercer automóvil club más importante de Alemania.

Efecto memoria: cargar frecuentemente una batería sin que esté vacía puede producir daños en la misma. Este efecto se denomina “efecto memoria”. Pero en las baterías de iones de litio de los coches eléctricos modernos, ese riesgo no existe.

“Frunk”: el neologismo “frunk” se compone de las palabras “front” (frontal) y “trunk” (baúl) y se refiere al espacio de almacenamiento adicional en la parte delantera que tienen algunos coches puramente eléctricos. Esto es posible debido a que la tecnología que equipan es mucho más compacta que la de los vehículos con motores de combustión.

Híbrido: un vehículo que combina dos conceptos de propulsión para unir las ventajas de las diferentes tecnologías se llama híbrido. Por lo general, se combinan motores de combustión, a gasolina o diésel, con una propulsión eléctrica por batería.

Incentivos: hasta finales de 2025, los Gobiernos europeos ofrecen subvenciones directas para la compra de coches eléctricos. Según el precio de lista y el país, el llamado “bono medioambiental” asciende actualmente a hasta 6.000 euros. A este importe se le añade la bonificación de los fabricantes.

Innovaciones cruzadas: actualmente, la movilidad eléctrica se refiere principalmente a los coches, el tamaño de las baterías y la autonomía. En el futuro, sin embargo, aludirá también a la infraestructura, es decir, a la red eléctrica. Al menos ese es el pronóstico del “think tank” alemán Zukunftsinstitut, que predice innovaciones cruzadas a partir de la movilidad eléctrica. Entre otras menciona, por ejemplo, las opciones de carga inteligente espontáneas “sobre la marcha” y la conducción autónoma de coches y medios de transporte.

Inspección: los coches eléctricos también tienen que ser inspeccionados. Ventajas: “No necesitan mantenimientos especialmente caros, como los cambios de aceite”, señala Reichel, y añade que el desgaste de los frenos también es menor, lo que reduce los costes en aproximadamente un tercio en comparación con un vehículo convencional comparable.

Kilovatio hora: el kilovatio hora (kWh) es la unidad de medida de la energía de un coche eléctrico. La mayoría de los coches eléctricos tienen una capacidad de entre 30 y 60 kilovatios hora, los modelos más grandes incluso hasta 100 kWh. Mientras que el consumo de los motores de combustión se mide en litros por cada 100 kilómetros, en los coches eléctricos suele ser de kilovatios hora por cada 100 kilómetros (kWh/100 km).

Matrícula E: la E al final de la matrícula solo puede ser utilizada por vehículos eléctricos (de batería y pila de combustible) e híbridos enchufables (PHEV), y no es obligatoria. Dependiendo del país y región, esta puede utilizarse para circular por los carriles bus, para aparcar con descuento o gratis y para acceder a zonas reguladas.

Model Y: el Model Y es el último modelo de Tesla, la marca pionera en movilidad eléctrica. El Modelo Y se fabricará en la nueva planta del fabricante estadounidense cerca de Berlín.

Plazas de aparcamiento para coches eléctricos: en muchas ciudades europeas, los automóviles eléctricos no tienen que pagar tasas en los aparcamientos públicos.

Recuperación: la recuperación es la capacidad de los vehículos eléctricos de recuperar energía durante la desaceleración y devolverla a la batería.

Seguro: si se circula con un coche eléctrico, hay que cerciorarse de que el seguro cubra también los daños correspondientes. “Las tarifas sin límtes para el caso de mordeduras de animales, cortocircuitos, daños en la batería y costes de eliminación ofrecen la mayor seguridad financiera en este caso”, afirma Peter Bieger. “La cobertura a todo riesgo y la renuncia a la deducción de nuevo a viejo, también para la batería, es un complemento ideal de la garantía del fabricante”, asevera el experto en seguros para coches eléctricos.

Tipo 2: el conector Tipo 2, o “mennekes”, es el enchufe estándar para los coches eléctricos e híbridos enchufables en Europa. Según el ACV, casi todas las estaciones de recarga públicas están equipadas con él. En Europa, el estándar para la carga rápida es el enchufe CCS, o Combo.

Wallbox: la “wallbox” es una estación de carga de pared para el uso doméstico, por así decirlo, un punto de recarga para el propio garaje casero.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.