Polca, guarania y ópera en una cálida noche de festejo patrio

A las 21:30 de anoche, los músicos de la orquesta sinfónica de la Universidad del Norte aparecieron en el escenario provocando la exaltación de la multitud que se mostraba impaciente por la aparición de Il Divo. La organización entregó 33.

900 entradas, aunque hubo algunas sillas vacías en el sector Vip. Las demás locaciones se colmaron. Al grito de "Paraguay, Paraguay", el público empezó a presionar con silbatinas y aplausos el inicio del concierto. A las 21:39 se dio por iniciado el rito de adoración del público hacia Sébastien Izambard, Carlos Marín, David Miller y Urs Bühler. Después de la obertura, "Somewhere" fue la canción que abrió el recital en vivo del grupo internacional ante los aplausos y vítores de los presentes. "Buenas noches, Paraguay", fue el saludo de uno de ellos, para enseguida continuar con "Regresa a mí", la canción romántica que fue coreada por todo el estadio.    "Es un verdadero placer y honor haber sido invitado a los actos del Bicentenario", dijo  Marín. "Yo, siendo español, me hacéis sentir como en casa", agregó, para luego presentar a sus demás compañeros. "Rohayhu Paraguay", se animó a decir el francés  Izambard.   

El repertorio, integrado por más de 20 canciones, incluyó "La promesa", "She", "Passerá" y "Unchained melody (Senza catene)", canciones en las que lucían sus voces de forma grupal e individual.    "La próxima canción es muy especial para nosotros", dijo en español el tenor estadounidense David Miller, para dedicar "Mama" a "nuestras madres y todas las madres".   

Al cierre de nuestra edición continuaba el concierto de ópera pop que caracteriza a Il Divo, en una noche en que la polca, la guarania y la ópera se conjugaron en un solo lugar para recibir fervorosos aplausos.

maponte@abc.com.py
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD