“Teníamos siempre la sensación de que a Olimpia le íbamos a ganar, pero con Cerro era diferente”

Tacuary militó diez años en Primera y fue la pesadilla los grandes, principalmente de Olimpia. El estilo defensivo y contragolpeador caracterizó al conjunto de Barrio Jara, que hasta jugó cuatro torneos internacionales. El exayudante del entrenador Óscar Paulín, Juan Ángel González, cuenta a ABC por qué siempre derrotaba al Decano.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/F5P54HAQWVFNVAA6FGLS735XYQ.jpg

Tacuary conquistó la Intermedia en 2002 y debutó en Primera en 2003. El gerenciamiento de Francisco Ocampo desde 1994 marcó un antes y un después en la historia del club, fundado en diciembre de 1923. La llegada del equipo de Barrio Jara a la máxima categoría no fue para una temporada o un pasaje corto: duró diez y se convirtió en una pesadilla de los grandes. Los duelos contra Olimpia y Cerro Porteño eran especiales, pero ante el Decano parecía existir algo en particular.

“Era algo raro. Teníamos una motivación distinta con los jugadores”, revela Juan Ángel González, exayudante técnico de Óscar Paulín, un histórico entrenador de Tacuary. “Teníamos la sensación de que siempre la íbamos a ganar a Olimpia. Nosotros jugábamos esperando y saliendo de contragolpe. Contra Cerro también teníamos esa motivación, pero era diferente”, agrega a ABC el actual asistente de Benjamín Aceval de Villa Hayes (rival de Cerro Porteño en la Copa Paraguay 2020).

González, quien recordó el martes el accidente aéreo del plantel en 2008, expresa que todo estratega que llegaba al club debía mantener el formato defensivo. “Siempre nos caracterizaron como un equipo defensivo, pero nuestro sistema nos sirvió para mantenernos en Primera durante diez años y jugar torneos internacionales. Era un sistema que aplicó el doctor Ocampo (Francisco) y todos los que venían tenían que mantener porque era la ideología del club”, añade.

Tacuary, que clasificó y compitió en dos ediciones de Copa Libertadores (2005y 2007) y de Copa Sudamericana (2007 y 2012), tiene un mejor historial de victorias contra el Decano que ante el Ciclón. De los 40 partidos con el Franjeado, el “Tacua” ganó 10 y perdió 18 (12 empates), mientras que con el Azulgrana sumó 24 caídas y solo 7 triunfos (9 empates).

González cuenta el porqué de estos números y la diferencia entre los tradicionales del fútbol paraguayo. “Olimpia era un equipo que siempre te atacaba desde el principio y Tacuary trabajaba bien en defensa y en el medio. En el contragolpe era certero porque tenia jugadores de esa características. Eran punzantes. Nosotros utilizábamos delanteros como volantes. Sin embargo, Cerro era un equipo que te dejaba jugar, no te atacaba todo el partido. Nos costaba porque teníamos que salir y atacar y allí Cerro hacía la diferencia”, culmina a ABC el también preparador físico.

Después de perder la categoría en 2012, Tacuary jugó en las diferentes divisiones de nuestro fútbol. Además, dejó de disputar sus partidos en el estadio Roberto Bettega, construido por Ocampo, y regresó al Toribio Vargas del Barrio Jara. En este 2020, el “Tacua” competirá en la Intermedia luego de ascender en 2019 de la Primera B.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD