“Pasó en cancha de Boca, en Cerro Porteño. Los dos equipos brasileños”

El Palmeiras de Gustavo Gómez venció por 1-0 a Universidad Católica con un gol de penal que fue sancionado a través del VAR. Gustavo Poyet, entrenador de los Cruzados, reclamó los árbitros en pleno partido y recordó el grosero error en La Nueva Olla, donde los encargados de la tecnología anularon un gol legítimo a Mauro Boselli.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/L3GN6Y3Z25CNDFLQTXJWC5IT3Y.jpg
Alex Reyes

El escandaloso VAR en La Nueva Olla permanecerá por mucho tiempo en la memoria de los afectados y, también de los que no. La aplicación de la tecnología en el gol anulado a Mauro Boselli fue desastrosa: marcaron un offside del argentino con la imagen en close up, que borró de la toma a un jugador de Fluminense que estaba habilitando a todos. El error fue grosero que la Conmebol no tuvo otra que admitir la equivocación, suspender a los jueces (VAR, AVAR y asistente dos) y cambiar a casi todo el equipo arbitral para el partido Olimpia-Internacional de Porto Alegre.

El miércoles, en la serie de octavos entre Universidad Católica y Palmeiras, la polémica continuó. Un penal sancionado a favor del Verdão generó la reacción de los chilenos y del entrenador Gustavo Poyet. El técnico estalló contra el uruguayo Andrés Matonte, quien revisó la acción por una llamado del VAR y después de observar la jugada, marcó la pena máxima. “Pasó en cancha de Boca, en Cerro Porteño. Los dos equipos brasileños”, protestó el charrúa recordando los fallos en Barrio Obrero y también en La Bombonera, ambos a favor de Fluminense y Atlético Mineiro.

El conjunto paulista, que tuvo de titular y con el brazalete de capitán a Gustavo Gómez, ganó en el San Carlos de Apoquindo por 1-0 con el tanto de Raphael Veiga. La revancha de la serie será el próximo miércoles, a las 18:15, en São Paulo.