El lado rockero de Los Hobbies

Los Hobbies es el grupo pop de mayor éxito en Paraguay, con “San Bernardino”, el cual se convirtió en un hit, desde su lanzamiento, en 1981. Sin embargo, hay una faceta rockera de la banda que quedó en el tiempo y de la cual nos queda como testimonio un LP, grabado hace treinta años, pero que no fue distribuido al público. ¿Qué pasó?

Luis Álvarez, Nene Salerno, Emilio García, Víctor Destéfano, Tommy Centurión y Cachito Verdecchia.
Luis Álvarez, Nene Salerno, Emilio García, Víctor Destéfano, Tommy Centurión y Cachito Verdecchia.gentileza

Los Hobbies supieron sobrevivir la década de los ochenta con propuestas propias. Vivieron su gloria en los años setenta, cuando las orquestas de fiestas reinaban en la noche pop asuncena, realizando actuaciones casi diarias. En los fines de semana tenían más de un show en lugares diferentes.

Cuando aparecieron los disc jockeys con equipos de mejor amplificación de sonido, muchas orquestas se resintieron porque el público prefería bailar los éxitos de moda en sus versiones originales. Los Hobbies siguieron tocando los hits bailables de la radio, pero también propusieron sus temas propios. Así surgieron “San Bernardino”, “Mi Paraguay”, “Una estúpida idea” y tantas canciones más, todas en castellano.

Con sus temas propios armaban conciertos, en lugares como el antiguo Padeco, de Cerro Porteño, la Planta Uno de Pepsi (donde actualmente está el Paseo Carmelitas), entre otros lugares. “Era una propuesta paralela a los bailes y que tuvieron mucho éxito”, recuerda Víctor Destéfano, baterista del grupo en aquel entonces y principal autor de las canciones.

PUBLICIDAD

En enero de 1988 actuaron en Rock San Ber, después de RH (+) y antes de Fito Páez. Comenzaron siendo abucheados por el público, pero cuando empezaron a tocar “San Bernardino” y sus temas principales, el público se prendió a ellos y coreó con ganas. El grupo se retiró del escenario por todo lo alto.

El rock en castellano estaba en auge con Soda Stéreo, Fito, Miguel Mateos, GIT y tantos otros. Los Hobbies necesitaban experimentar un cambio.

El nombre Hobbies venía de los años sesenta. Un grupo de jóvenes del Club Alemán formaron el conjunto y decidieron llamarse así porque para ellos la música era un pasatiempo. Pero la orquesta fue profesionalizándose y cambiando de integrantes, según pasaban los años, bajo la dirección de Werner Foster. Para mediados de los setenta, ya era un grupo completamente diferente, con Emilio García, Víctor Destéfano, Luis Álvarez, Tommy Centurión, Emi Aiub, Fredy Pérez y Juan Carlos Rojas. Foster continuaba siendo el director hasta que los jóvenes miembros de la banda le compraron el nombre.

Con los años el grupo sufrió otros cambios. Para fines de los ochenta, Aiub, Rojas y Pérez ya no integraban Los Hobbies. Nene Salerno ingresó en reemplazo de Pérez, en el bajo. Rojas, que era tecladista, fue reemplazado por los otros dos tecladistas Centurión y Álvarez, pero Aiub en la guitarra no fue realmente cubierto hasta el ingreso de Cachito Verdecchia, en 1988. Álvarez, como músico versátil, solía hacer la parte de guitarra en algunos temas, pero no tenía el toque guitarrístico de Aiub, que Verdecchia sí podía suplir.

Cándido Javier Verdecchia tenía 25 años cuando se sumó a Los Hobbies. Ya tenía un nombre ganado en la escena del rock, como un guitarrista virtuoso. Formó parte de varios grupos, entre ellos Boyjho y Fusión 3. También integró Los Tommys cuando el grupo cambió totalmente sus integrantes, con Rubén Darío Fernández como cantante.

En Los Hobbies, Cachito debía contenerse para no volcar todo su caudal rockero, además de su conducta disipada. En noviembre de 1988, el grupo viajó a Buenos Aires, para unas actuaciones en el Teatro Astral y en el Club Atlanta. Verdecchia desapareció una noche y fue a parar a una comisaría. Los miembros del grupo no sabían dónde había ido a parar. “En una época en que no había celulares, realmente fue una gran preocupación, pero luego finalmente apareció y pudimos actuar. Cachito era un buen músico pero era un tiro al aire, difícil de bancarlo”, recuerda Emilio García.

“Pensando en el nuevo producto, hicimos el disco. Trabajamos mucho por ese disco. Era algo diferente para Los Hobbies. Hasta hicimos un videoclip con el tema “Grito”, filmado por Juan Carlos Maneglia que apenas empezaba. Lo hicimos en el Tabasco Club de San Ber, y Juan Carlos supo darle el toque vertiginoso que el tema tenía, un rock espectacular”, recuerda Destéfano.

El disco estuvo listo para el año siguiente y el objetivo era lanzarlo el 16 de junio, el día en que se presentaban como teloneros de Air Supply, en el Defensores del Chaco. En vivo, Cachito hizo solos que rozaban el heavy metal. La banda sonó muy ajustada esa noche ante más de veinte mil que acudieron al show.

Pero el disco no se presentó. Finalmente, no era el escenario adecuado ya que el grupo era telonero, no estrella principal. El proyecto del álbum “Tengo deseos de ti”, a pesar de que se imprimieron los discos de vinilo, quedó a medio camino. No se hicieron las tapas y los discos quedaron archivados en los cajones.

A treinta años de eso, ni los mismos integrantes del grupo saben explicar qué pasó. En esos años, los contratos de fiestas eran tantos, que el álbum fue dejado de lado. Verdecchia salió del grupo, y Destéfano también dejó su lugar de baterista a Riolo Alvarenga, en agosto de 1990, quien ya venía tocando como percusionista invitado desde 1988.

El disco incluye solo canciones propias. Es un Hobbies diferente, muy rockero, con temas que expresaban ansias de cambio, en esos primeros meses de democracia. No solo muestra la versatilidad del grupo sino también es un testimonio del estilo interpretativo de Verdecchia, quien falleció el 13 de marzo de 2009.

De todas sus canciones, solo “Tengo deseos de ti” tuvo difusión en algunas radios. Es una balada rock, con una intro de teclados, muy característica. El grupo grabó una versión nueva en los noventa y que integró un compilado que se lanzó en 1998.

Eran también los años en que el vinilo estaba perdiendo popularidad, en detrimento del compact disc. El siguiente álbum del grupo, “Quiero el corazón de María”, lanzado en 1992, ya salió en CD, y sí fue distribuido al público. En este disco, el grupo ya abrazaba el sonido latino, coqueteando con la salsa.

En estos años en que el vinilo está de regreso, tal vez los miembros de Los Hobbies se decidan a desempolvar las pocas copias que sobrevivieron de “Tengo deseos de ti” y hagan el lanzamiento que no hicieron en 1989.

sferreira@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD