La gran fiesta de Daddy Yankee

El reguetonero Daddy Yankee entregó un show de una hora y media sin parar, el pasado sábado hasta las primeras horas de ayer. El artista portorriqueño hizo un repaso por temas desde los inicios de su carrera hasta sus más recientes hits, convirtiendo el estadio del club Cerro Porteño en una gran pista de baile.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WSINEEYE4JB47CIUZCKDLU56VY.jpg

Unos minutos pasaron de las 23:00 cuando las luces se apagaron y el ingreso del “Big Boss”, como se lo conoce a Daddy Yankee, era inminente. Escoltado por diez bailarines y en medio de pirotecnia y pantallas cubriendo toda la parte trasera del escenario, al son de “Con calma” hizo estallar a los miles de almas que asistieron al concierto el sábado.

El cantante boricua continuó con una seguidilla de éxitos de los primeros años del 2000, como “Rompe”, “Lo que pasó, pasó”, “Yo voy” y “Somos de calle”, apoyado también en una banda conformada por un guitarrista, dos tecladistas, un baterista y un DJ.

El artista latino más escuchado en Spotify y quien con sus videos genera millones de visualizaciones en YouTube no dejó pasar temas (que le hicieron lograr lo mencionado en los últimos años) como “Dura”, “Shaky shaky”, “Adictiva” y, por supuesto, “Despacito”, donde pidió al público que se encargue de cantar la parte de Luis Fonsi. La gente acompañó igualmente bailando todos los temas de principio a fin.

PUBLICIDAD

No faltaron tampoco músicas como “Mayor que yo”, “La despedida”, “Qué tengo que hacer”, “Llamado de emergencia”, “Bailando”, “Limpiaparabrisas”, “Gasolina”, “Vuelve”, “Ella me levantó”, y muchos otros. 

Entre tema y tema el artista agradecía la presencia de su público y no perdía ocasión para alentar a los DJ, cantantes y bailarines que estaban como público. “No le bajen a sus sueños nunca”, instó, añadiendo que lo más importante es también el respeto entre seres humanos.

El espectáculo en sí, como el de casi todo artista de reguetón es bien efectista, no faltan el humo, lluvia de cintas y papeles, las pantallas mostrando imágenes bien coloridas, y las luces encendiéndose al ritmo de la música. También los bailarines en varios tramos del show se cambian de vestuario, y rodean al principal artista con sugestivas coreografías. Sin todos estos estímulos, el show no se sostendría solo por lo musical.

Aunque con el repertorio de Daddy Yankee, donde prima lo reguetonero, se nota la clara expansión que tuvo el artista hacia otros géneros como la salsa, el hip hop y el trap, para no perder vigencia entre tantos nuevos artistas que irrumpen por año en el reguetón. Además, el cantante busca mostrarse con un carácter sencillo y no tan ostentoso. Entre tantos efectos y un combo caribeño, Daddy Yankee supo ser el “gran jefe” para su gente que, enfiestada, solamente quería mover el cuerpo y por unas horas pasarla bien.

Como parte de la fiesta, la multitud también disfrutó de las presentaciones de los artistas nacionales Humbertiko, Edgar Camarasa, Guille Preda y Milkshake.

PRIMER SHOW DE LEG

Este espectáculo fue el primero organizado por la productora Live Entertainment Group (LEG). Cabe destacar la organización del evento, que atendió bien todos los aspectos dentro del lugar, como el cuidado del césped del estadio, que fue cubierto con pisos vinílicos. No obstante, en redes sociales se constataron algunas quejas del público, de que afuera del predio la seguridad trató mal a algunos asistentes y los accesos no se dieron de forma muy fluida, sobre todo para entrar a las graderías.

victoria.martinez@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD