DonPa, un astrónomo que deja un asteroide

El pasado miércoles, el astrónomo aficionado Eduardo Parini (DonPa), presidente honorario del Club de Astrofísica del Paraguay, CAP, falleció a la edad de 88 años. El reconocido astrofotógrafo, que fue un gran divulgador de la ciencia, recibió como homenaje un asteroide.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/NJXBALYG5BDIZGKHFMYFAYFTWY.jpg

“En tu andar hacia lo profundo del Cosmos, sean las estrellas, las que se alineen para darte paso hacia el infinito donde te convertirás en una brillante y esplendorosa estrella, que seguirás siendo para nosotros una gran guía”, dice parte de la emotiva nota que escribió el Ing. Miguel Ángel Volpe, catedrático de la UNA y presidente actual del CAP, para el funeral de DonPa, como se le conocía.

El Centro Paraguayo de Informaciones Astronómicas, CPIA, comunicó la ingrata noticia a la comunidad astronómica amateur del país. Parini falleció luego de una larga enfermedad.

“Hoy, hasta el cielo se abre y lo deja sin nubes para que tu ida al más allá sea tan gloriosa como los destinados a ilustres personas como tú y que al llegar al asteroide, tu asteroide”, expresó Volpe.

Parini fue homenajeado este año por la Unión Astronómica Internacional con un asteroide, el “15988 Parini”, que era conocido como el planeta menor 1998 XD24. Otros asteroides con nombres provenientes de Paraguay son: Buenaventura Suárez, Manuel Bogado, Silvio Pettirossi y Moisés Bertoni.

Protagonista del Halley y del eclipse solar

Eduardo Vicente Parini Colombo fue un destacado divulgador del CAP durante los 80 del siglo pasado. Había nacido en la ciudad de Buenos Aires, en agosto de 1926, pero migró a nuestro país desde muy joven, donde terminó nacionalizándose.

En 1986, ya establecido en Areguá, se entusiasmó con el paso del cometa Halley, que ese año pudo ser seguido por millones de personas.

En el año 1990, una asamblea general del CAP nombró a Parini como el primer presidente honorario. Meses después, fundó el Observatorio Padre Buenaventura Suárez, en Caacupemí, Areguá. Desde allí varios medios de comunicación transmitieron el eclipse solar de noviembre de 1994.

Según el CPIA, Parini realizó diversos trabajos sobre la actividad solar, especialmente sobre las manchas de nuestra estrella.

“Fue aprendiendo y refinando técnicas, desarrollando las propias, hasta convertirse en un hábil observador de la actividad solar, llevando registros de la evolución de las manchas solares, y haciéndose en un excelente conocedor y astrofotógrafo de objetos de cielo profundo”, dijo CPIA.

El Centro destacó enormemente el humanismo que caracterizaba a Parini, que siempre contagió con entusiasmo a los aficionados a la astronomía, una ciencia poco practicada en el Paraguay.

“A pesar de su participación tan activa en las actividades de diversas asociaciones astronómicas y de sus múltiples ocupaciones, fue, antes que nada, un hombre de familia. Su manera de vivir puede resumirse en unas cuantas palabras: era sincero, esforzado, leal, laborioso y altruista”, manifestó el CPIA.

Parini deja un observatorio (el mejor en su momento en el país) y un gran vacío en la comunidad astronómica local.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.