Trascienden nuevos componentes de la estrategia brasileña sobre Itaipú

Poco se sabe aún de la estrategia “Itaipú 2023” de nuestro gobierno. Sobre las intenciones de su contraparte brasileña circulan en cambio versiones muy atendibles, como la reducción del costo de servicio de la binacional.

Joaquim Silva e Luna, director general brasileño de Itaipú.
Joaquim Silva e Luna, director general brasileño de Itaipú.Archivo, ABC Color

Lo sorprendente es que a medida que transcurren los meses, e inclusive los años, brotan con inusitada generosidad nuevas versiones, hasta de las fuentes oficiales, como el sitio web de las oficinas brasileñas de la entidad binacional.

En efecto, en un material informativo que la parte brasileña de Itaipú subió a su página la última semana,

titulado “Em 2020, Planejamento de Itaipú vai preparar usina para cenários pós-2023”, específicamente en su segundo párrafo, se lee lo que podría constituirse en otro adelanto de la estrategia brasileña para el 2023, año en que caduca el plazo de 50 años, establecido en el numeral VI-Revisión del Anexo C del Tratado, para que las altas partes contratantes revisen las disposiciones de este documento.

PUBLICIDAD

“Hoje, Itaipu opera baseada nos custos de exploração e da dívida, mas poderá ir ao mercado e funcionar como uma empresa comum, com direito a lucros e prejuízos (hoje, o orçamento não prevê sobra de receita)”, se lee en el material en cuestión.

Si con posterioridad a las tratativas del 2023, la entidad paraguayo-brasileña se irá al mercado como una empresa común, debe inferirse, que el redactor –o la actual administración brasileña de Itaipú– asume que esa presencia –pasada y presente– es especial.

La segunda parte del párrafo que despertó nuestra curiosidad aporta otra llamativa novedad: “con derecho a ganancias y pérdidas”, porque implicará una sustancial modificación del numeral IV-Ingresos del Anexo C aún vigente.

PUBLICIDAD

El punto IV.1 del documento de referencia establece que “el ingreso anual, derivado de los contratos de prestación de los servicio

de electricidad, deberá ser igual, cada año, al costo del servicio establecido en este Anexo”.

En el punto III.7 del mismo documento se impone que “el monto del saldo, positivo o negativo, de la cuenta de explotación del ejercicio anterior”, también compone el costo del servicio de electricidad de la entidad binacional.

En otras palabras la posibilidad del lucro para Itaipú, según el Anexo C vigente, no existe.

El sorprendente párrafo, además, induce a formular una serie de interrogantes, como, por ejemplo, ¿comercializará Itaipú, en forma directa, su energía en el mercado brasileño, de acuerdo con sus actuales y futuras regulaciones? ¿Qué pasará con la ingente cantidad de energía que aún no puede aprovechar nuestro país? ¿Quién la venderá en Brasil y a qué precio? ¿Será este cambio –si se concreta– una consecuencia de la privatización total de Eletrobras, compradora hoy de la energía de Itaipú, inclusive de la parte que no aprovecha nuestro país, con precios subsidiados?

rcasco@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD