La Argentina frena, por ahora, ventas al Brasil

Desde el sábado 21 hasta ayer, a las 11 (hora argentina), no se registraba intercambio alguno de energía eléctrica entre Argentina y Brasil, a través de la estación conversora de Garabí, instalada en la frontera de ambos países, según fuentes locales de Yacyretá. En rigor, el sábado último la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa), del vecino país, interrumpió sus ventas de la producción de Yacyretá, inclusive de una parte de la energía paraguaya en la central binacional que confisca bajo el concepto de cesión de energía.

Cabe recordar que entre los días 10 y 20 de este mes, Cammesa comercializó con Brasil 70.000 MWh (1 MWh = 1000 KWh), por un valor cercano a US$ 9.800.000, a nada menos que a US$ 140/MWh, cifra que inclusive puede ser mayor, debido a la sostenida depreciación del Real frente al Dólar.

Consultamos a nuestras fuentes si esta irrupción podría tomarse simplemente como un “recreo” en la lucrativa explotación comercial de esta veta por parte de Cammesa o era definitiva, a raíz de las denuncias publicadas en nuestro país, a lo que respondieron que en las publicaciones de Cammesa y de la ONS del Brasil estaba prevista la prosecución de las transferencias hasta el día 29 inclusive, razón por la cual creen que, probablemente, esta semana retomarán esa actividad.

Según las publicaciones de referencia, Uruguay ofertaba al Brasil 285 MW, en tanto que Argentina ofertaba 300 MW. La diferencia entre una y otra oferta, no muy sutil por cierto, se focalizaba en el precio: US$ 400/MWh, la uruguaya, y US$ 140/MWh la argentina, mejor la energía de Yacyretá, incluyendo una elevada cantidad de los megas “cedidos” por nuestro país. Al mediodía de ayer, los registros revelaban que 1.899 MW de potencia estaban en actividad y que de ese total Argentina aprovechaba la generación de 1.421 MW y de 478 MW la ANDE. O sea, el 75% el sistema argentino y el restante 25% el sistema eléctrico de nuestro país.

PUBLICIDAD

En una anterior publicación apuntábamos que de este nuevo capítulo de transgresiones del Tratado, lo único destacable era la decisión de la empresa eléctrica paraguaya de aumentar sus índices de aprovechamiento de Yacyretá, a la que Paraguay aporta más del 80% del agua que hace posible el milagro cotidiano de la luz, especialmente para Argentina.

En efecto, nuestras fuentes apuntaron que entre el 10 y 20 de este mes la ANDE retiró de Yacyretá el 36% de su producción correspondiente a ese lapso, en tanto que la Argentina el 64%. Recordemos que, históricamente, la tasa de utilización paraguaya de la energía de esta costosa central no alcanzó el 7% en 25 años.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD