Costo de “empedrado chino” podría superar US$ 500.000 el kilómetro

El tramo Paso Yobái-Colonia Independencia, de 22 km, adjudicada a la empresa Benito Roggio e Hijos SA durante la gestión de José Alberto “Icho” Planás en la cartera de Obras Públicas, es uno de los emblemáticos “empedrados chinos”. Como los trabajos fueron abandonados, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) los volvió a adjudicar a la empresa Sigfredo Felman, por G. 40.000 millones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2OVZVZPTIZFHJMO725JVADOLRE.jpg

El tramo Paso YobáiColonia Independencia, de 22 km, que mantiene aislados a los cañicultores del departamento del Guairá, pertenece al paquete 7 de los “empedrados chinos.

La obra fue adjudicada a la empresa Benito Roggio e Hijos SA, durante la gestión de José Alberto “Icho” Planás al frente de la cartera de Obras Públicas.

El monto del contrato fue de oficial fue G 4.261.564.570, pero trepó a G 5.560.857.492, que representa un incremento del 30,49%.

Firmaron la propuesta por parte de la empresa el Ing. Óscar Franco y el Lic. Gustavo Ravetti Ybarrola. El Ing. Óscar A. Sitjar C. fue el residente de obra y el fiscal designado por el MOPC fue el Ing. Oscar López.

El contrato se firmó el 29 de octubre de 1999 y el Ministerio de Obras pagó G 834.128.624 en concepto de anticipo.

La orden de inicio se impartió el 12 de noviembre de 1999 y el plazo contractual fue de 720 días calendario.

Luego, en octubre de 2000 con un avance de obra del 30%, la contratista certificó G 1.277.671.523 (certificado N° 7), que sumando G 373.244.028 en concepto de reajuste de precios, hizo un total de G 2.485.044.175.

Según la empresa, se habían construido 21.612,64 m² de empedrado (unos 3 km), pero un primer informe de contraloría basado en una verificación in situ, constató la ejecución de solo 928,6 m de empedrado lo que frenó el pago de los certificados que estaban “aprobados”.

Sin embargo, un segundo informe de Contraloría, ordenado por el entonces contralor, abog. Francisco Javier Galiano Morán, llevado a cabo por un “nuevo equipo” de auditores, comandado por el Lic. Antonio Cristaldo Albospino y el Ing. Atilio Perazzo Bisso, basado en el muestreo del 58% de los certificados emitidos y rubros elegidos, la cantidad ejecutada fue de 23.857,8 m².

Este informe posibilitó que se liberarán los pagos hasta el certificado N° 9, de G 922.163.485, lo que hizo un total de G 3.407.207.660 a favor de la contratista, que restado G 250.238.587 por devolución de parte del anticipo, permitió que finalmente la empresa se embolsara G 3.156.969.073 por menos de 1 km de empedrado construido y los auditores que “frenaron” los pagos fueron despedidos por Galiano.

Costo de empedrado sigue aumentado

Recientemente el MOPC adjudicó nuevamente la misma obra a la empresa Sigfredo Felman a un costo de G 40.000.000.000, que sumado a lo pagado hasta el momento a la empresa Benito Roggio e Hijos SA, finalmente la obra podría terminar costando cerca de G 49.200 millones, previendo el “reajuste” de precios previsto en los pliegos de bases y condiciones.

Vale decir que el costo de este “empedrado chino” podría rondar G 2.235 millones el km, que al cambio del dollar actual, rondaría US$ 500.000 el km, casi el mismo costo de la carretera asfaltada Paraguarí-Villa Rica.

Todas las obras del MOPC serían “empedrados chinos”

Los “empedrados chinos” representa quizás el ejemplo mas palpable de la connivencia entre empresarios inescrupulosos, funcionarios infieles y auditores venales complotados para saquear al pueblo paraguayo.

Tampoco se podría negar cierta responsabilidad política de los ministros de turno, que manejan los resortes institucionales, al privilegiar los negocios viales en lugar de custodiar los intereses de los contribuyentes, cediendo permanentemente al chantaje y a las tramas de empresarios que se burlan de los productores, y no respetan las normas del buen arte en la construcción mediante el empleo métodos viciados.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.