Designan a una fiscala para el caso Petropar

La fiscala de la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción Natalia Fúster fue designada ayer para investigar el presunto perjuicio de G. 30.000 millones de Petropar.

El daño se ocasionó presuntamente en las concesiones de estaciones de servicio con emblema de la estatal y corresponde a la era cartista. Esta supuesta irregularidad se detectó en una auditoría ordenada por el Gobierno.

La fiscala adjunta y directora de gabinete del Ministerio Público, María Teresa Aguirre, decidió asignar la causa a Fúster, que es la misma fiscala que acusó por el sonado caso de audios al exsenador colorado Óscar González Daher e imputó por enriquecimiento ilícito al extitular del Indert Justo Cárdenas. Ambos están en la cárcel.

La agente fiscal deberá corroborar el hecho de que la petrolera del Estado entregó bienes, sin garantías, a través de contratos de comodato a varias operadoras que ahora no reconocen la validez de esos documentos.

Una de las supuestas irregularidades consistió en que la administración cartista seguía entregando combustibles a una firma que estaba en convocatoria de acreedores.

Los presuntos hechos fueron detectados gracias al equipo auditor encabezado por el asesor de Transparencia e Integridad de la Presidencia, Carlos Arregui.

El periodo auditado de la gestión de Petropar es del 2016 al 2018, abarcando dos meses la actual administración de Patricia Samudio. La gerencia general ocupó William Wilka y la dirección financiera Luis Gómez Francia y Fermín Gil, sucesivamente. El presidente de la empresa en el Gobierno anterior era Eddie Jara.