Empresa perdió subasta en Itaipú por ofertar precios “muy baratos”

El esquema de licitaciones de Itaipú sigue siendo un coto manejado, sin control aparente, por algunos “avivados”. Tanto es así que el único “argumento” usado en una subasta para descalificar a la firma que presentó la mejor oferta fue que sus precios eran “muy baratos”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/Q56QQBZFHRADZMRKVQIOXF55GQ.jpg

Se trata de la Subasta a la Baja Presencial Nacional N° 2046-18, para la futura contratación de servicio de alquiler de equipos, estructuras e iluminación para eventos internos y externos promovida por Itaipú en la sede de Asunción. El precio referencial (establecido por la misma entidad) fue de G. 8.248.296.000.

A la subasta se presentaron tres empresas: Hernando Humberto González, Publicidad Martínez, de Juan Leoncio Martínez González y Nempre Producciones, propiedad Edgar Rodríguez Barrios. Los das primeras serían propiedad de personas que tienen relación de parentesco.

De acuerdo con los documentos de la puja, desde el principio la firma Nempre Producciones presentó la oferta más económica, que ascendía a G. 5.397.187.040. Pero, luego de un proceso de dudas y sospechas, los responsables de la subasta determinaron que la que presentó la “mejor oferta”, en realidad, fue Publicidad Martínez, que comenzó con cerca de G. 8.200.000.000 para terminar, curiosamente, con una “oferta final” de G. 6.249.820.000.

PUBLICIDAD

En ese contexto se presenta como segundo postor Hernando Humberto González, con una oferta inicial de G. 8.225.616.000, que terminó en G. 6.348.000.000. Este oferente, en realidad, sería sobrino de Juan Leoncio Martínez González, que se prestó a una maniobra prohibida en las licitaciones públicas nacionales, pero “permitida” en Itaipú.

La empresa perjudicada en este caso, de acuerdo con los documentos obtenidos, fue finalmente Nempre Producciones, que desde un comienzo presentó la más conveniente, y que alcanzó G. 5.397.187.040. Sin embargo, esta fue apartada, ya en la fase inicial de la subasta presencial, sin una justificación clara. Ni siquiera pudo competir, a pesar de contar con todos los documentos en regla, conforme al pliego.

En acta final, inclusive, aparece la mención de que sus precios eran “muy baratos” y por consiguiente “impracticables”, pero no tuvo la oportunidad de justificar sus costos, tal como también lo establece el Pliego de Bases y Condiciones.

Según los cuestionamientos, la subasta se desarrolló con procedimientos “erróneos”, obviamente encaminados a beneficiar a las “empresas parientes”. Esta puja podría representar a la binacional una pérdida (posiblemente traducido en coimas) de aproximadamente G. 1.000.000.000, al ser declarada ganadora a la empresa Publicidad Martínez.

Precios fuera de mercado

En ese contexto, llama la atención que los precios estimados que publicó la Itaipú antes de la subasta, que ciertos ítems que están totalmente fuera de mercado. Por ejemplo, Itaipú va a gastar, sin fundamento alguno, G. 900.000.000 en la provisión de 600 m² de letras de polifán (similar al isopor), que son materiales utilizados son en el interior de una recepción, o sea, en la sede de Itaipú en Asunción.

Por otras parte, la binacional prevé gastar G. 15.000 por kilómetro en traslados fuera del radio de cobertura a 100 km, mientras el precio de mercado oscilaría entre G. 4.000 y G. 6.000. En suministro de agua mineral de 500 ml se prevé un gasto por unidad G. 6.600, en un bidón de agua de 20 litros G. 48.000, que en el mercado y entregado a domicilio cuesta G. 12.000. En cuanto a la provisión de vasitos, papel higiénico y servilletas Itaipú estima un gasto diario de G. 200.000, mientras que en el mercado la misma cantidad diaria cuesta G. 70.000.

Versión oficial

Intentamos ayer conversar con algún responsable de la citada subasta en Itaipú, para conocer la versión oficial de los hechos, pero obtuvimos como respuesta que este caso sigue en análisis, y que en estos días darían una respuesta definitiva.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD