Las negociaciones sobre el Anexo C ya deben estar concluidas en el 2021

Las negociaciones para revisar el Anexo C deben estar concluidas ya en 2021 e incluso Paraguay puede plantear la renegociación del tratado mismo, precisó el Ing. Héctor Richer, extitular de la ANDE y exconsejero de Itaipú.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1987

Cargando...

El Ing. Héctor Richer señaló a ABC que la necesidad de adelantar las negociaciones y concluirlas hacia fines del año 2021 se debe a que en setiembre de ese año, la deuda caerá a US$ 1.400 millones, y en setiembre de cada año el Consejo de la binacional fija las tarifas para el año siguiente, que “naturalmente” también bajarán. Dijo que esto requiere la organización de una estructura de negociación, cronograma de acciones, el inicio de tareas “cuanto antes”, de forma a concluirlas hacia fines de 2021.

Afirmó que también debemos saber nuestros requerimientos de potencia y energía y lo que disponemos, lo que podemos ofrecer y negociar. “Es decir, será necesario definir nuestros objetivos para decidir su mejor uso, considerando que la revisión del Anexo C dependerá de los objetivos de ambos países”, expresó.

Para el exconsejero de Itaipú y también ex presidente de la Ande, además de adelantar las negociaciones sobre la Revisión del Anexo C, Paraguay puede incluso plantear al Brasil la renegociación del tratado mismo, que es otra cuestión que deberá ir por cuerdas totalmente separadas.

Explicó que en la renegociación del tratado se buscará modificar cuestiones relativas a la “libre disponibilidad” de nuestra energía, la sustitución de la cesión de energía por la venta, comercialización a través de terceros, a fin de obtener mejor precio. Aclaró que ello dependerá de los resultados económicos y de que sea realmente un “buen negocio” para el Paraguay.

Afirmó que, en caso de que se logre una renegociación exitosa, habrá que embarcarse en la difícil tarea de negociar la apertura del mercado eléctrico del Brasil y la firma de un convenio de cooperación técnica para intercambios y comercialización de la energía eléctrica, con el fin vender los excedentes propios de la ANDE y los excedentes binacionales en Itaipú.

Señaló que también hay que poner bajo análisis el valor de los beneficios actuales, el cronograma de contratación, acuerdo operativo Itaipú-ANDE-Eletrobras, los gastos sociales, la compensación por cesión y la Ley Itaipú N° 5.899/73, que obliga a los intermediarios brasileños a adquirir todo lo que la central produce. Dijo que también se puede poner sobre la mesa la eventual modificación del Anexo A, la construcción de la esclusa de navegación en la central hidroeléctrica (Anexo B), una eventual ampliación de la central, renegociación del Acuerdo Tripartito entre Paraguay, Brasil y Argentina, del 19/10/79, y la actualización tecnológica, que en su opinión está lenta.

Bases de la negociación

Richer manifestó que las negociaciones deberán tener bases fundamentalmente técnicas y comerciales, con componentes económicos y jurídicos, que requerirán de apoyo político y conducción diplomática. Comentó igualmente que el “equipo nacional negociador”, a ser conformado por el Gobierno, tendrá que atender los siguientes requisitos: El Poder Ejecutivo nacional deberá definir los objetivos y las estrategias en las negociaciones, con el lema: “Conseguir los mayores beneficios posibles para el Paraguay con nuestra energía eléctrica”.

Revisión es obligatoria

El numeral VI del Anexo C establece que sus disposiciones “serán revisadas después de transcurrido un plazo de cincuenta años a partir de la entrada en vigor del Tratado, teniendo en cuenta, entre otros conceptos, el grado de amortización de las deudas contraídas por la Itaipú para la construcción del aprovechamiento, y la relación entre las potencias contratadas por las entidades de ambos países”. Esto implica que la revisión se podrá realizar a partir del año 2023. Si no hay acuerdo, el instrumento sigue vigente.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...