Los “maletines” de Hugo Chávez a Fernando Lugo

Lo que era un secreto a voces acaba de ser confirmado por Hugo Armando Carvajal, quien fue nada menos que el jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) de Hugo Chávez y luego de Nicolás Maduro, hombre fuerte de la República Bolivariana de Venezuela hasta 2019, cuando rompió con el régimen y huyó de su país. Detenido en España y a punto de ser extraditado a Estados Unidos, declaró ante la Audiencia Nacional ibérica que Chávez proporcionó dinero bajo la mesa de manera sistemática, entre otros, a Fernando Lugo en Paraguay. Este debería dar explicaciones y rendir cuentas de cuánto dinero recibieron y qué se hizo con él. Y si no tiene la decencia de hacerlo por el pueblo paraguayo, que lo haga por esos muchachos y chicas venezolanos cuyo país fue esquilmado y que hoy se ven obligados a mendigar en los semáforos de nuestras ciudades para sobrevivir.

Lo que era un secreto a voces acaba de ser confirmado por Hugo Armando Carvajal, quien fue nada menos que el jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) de Hugo Chávez entre julio de 2004 y diciembre de 2011, y nuevamente con Nicolás Maduro entre 2013 y 2014, hombre fuerte de la República Bolivariana de Venezuela, donde alcanzó las máximas condecoraciones, hasta 2019, cuando rompió con el régimen y huyó de su país. Detenido en España y a punto de ser extraditado a Estados Unidos, declaró ante la Audiencia Nacional de la nación ibérica que Chávez proporcionó dinero bajo la mesa de manera sistemática, entre otros, a Fernando Lugo en Paraguay.

Lugo ganó las elecciones nacionales el 20 de abril de 2008 como cabeza de una coalición entre el Frente Guasu, el Partido Liberal Radical Auténtico y otros partidos y movimientos más pequeños, y fue Presidente de la República desde el 15 de agosto de 2008 hasta su destitución por juicio político el 22 de junio de 2012. En todo ese tiempo el Presidente y el gran mandamás de Venezuela fue Hugo Chávez, quien falleció en el cargo el 5 de marzo de 2013, y prácticamente en todo el mismo período fue Hugo Carvajal su director de contrainteligencia, por lo que es un testigo directo que todavía tiene mucho para contar.

Recibir financiamiento “político” de personas o entidades del exterior está expresamente prohibido por la Constitución Nacional, que en su artículo 126, inciso 1, incluye entre las prohibiciones a los partidos y a los movimientos políticos la de “recibir auxilio económico, directivas o instrucciones de organizaciones o Estados extranjeros”.

Solamente se puede recibir ayuda o donaciones de individuos, organizaciones o gobiernos de otros países, lo mismo que cooperación internacional de cualquier tipo, de manera formal y transparente, con aprobación del Congreso, con fines específicos, mediante las instituciones competentes y a través del Presupuesto Público.

Además de inconstitucional, el hecho era también ilegal. En la época regía en la materia el Código Electoral promulgado el 17 de abril de 1996, que prohibía (artículo 282) a los partidos, movimientos y alianzas políticos “recibir aportes de entidades o personas extranjeras” (inciso c), y “recibir aportes individuales superiores al equivalente de 5.000 jornales mínimos, ya sea de personas físicas o empresas”, lo que, con el jornal de hoy, asciende a 440 millones de guaraníes o 63.800 dólares.

Adicionalmente, ya durante el gobierno de Lugo se comenzó a debatir y a tratar parlamentariamente el proyecto de ley de financiamiento político, que el Frente Guasu históricamente aparentó respaldar, ahora podríamos decir que cínicamente.

El proyecto terminó aprobándose por sanción ficta el 13 de septiembre de 2012, meses después de que Lugo dejó el poder, como Ley 4743, “que regula el financiamiento político”, a la cual posteriormente se le introdujeron modificaciones por la Ley 6167 de 2018 y la 6501 de 2020.

De manera consistente con la Constitución y la legislación anterior, la norma vigente, artículo 68, señala que queda taxativamente prohibido recibir “contribuciones o donaciones de entidades extranjeras como gobiernos, fundaciones, partidos, movimientos políticos, instituciones o personas físicas o jurídicas, salvo que tratándose de personas físicas o jurídicas las mismas fijen residencia o domicilio en el país y el destino de su contribución o donación sea cubrir los costos de formación, capacitación e investigación del partido o movimiento político”.

Paralelamente, eleva el tope máximo de contribuciones individuales de 5.000 a 10.000 jornales para actividades diversas no especificadas, lo que equivale hoy a 880 millones de guaraníes. Habría que preguntarle a Carvajal, pero podemos presumir que Lugo recibió algo más de 128.000 dólares de su mentor bolivariano, por lo que, se los mire por donde se los mire, los “maletines” de Hugo Chávez ya eran ilegales entonces y lo habrían sido ahora con las leyes apoyadas por el propio Frente Guasu.

Lugo podrá alegar que no fueron contribuciones políticas, sino personales. Aun si ese fuera el caso, no lo reportó ni hizo las declaraciones correspondientes al fisco, como también le mandaba la ley.

En las últimas horas el Tribunal Supremo de España autorizó la extradición del exdirector de inteligencia y contrainteligencia chavista, quien deberá responder ante la Justicia de Estados Unidos bajo cargos de narcoterrorismo y conspiración para introducir cocaína. De más está decir, el régimen de Maduro también pide su extradición y lo trata de traidor y narcotraficante, algo de lo que, obviamente, se dieron cuenta solo después de su deserción. Lo mismo probablemente dirán Lugo o sus seguidores más cercanos para desacreditar su versión. Pero también lo decía Al Capone del contador que lo delató. Es obvio que, por lo general, los que testifican contra la mafia no son ni pueden ser trigo limpio.

Queda muy claro que ni a Lugo ni a su entorno más cercano les importó la Constitución ni las leyes paraguayas. Pero si quieren mínimamente salvar algo de su reputación, antes de que Carvajal saque a luz más pormenores, deberían dar explicaciones y rendir cuentas de cuánto dinero recibieron y qué se hizo con él. Y si no tienen la decencia de hacerlo por el pueblo paraguayo y por sus propios partidarios, que lo hagan por esos muchachos y chicas venezolanos cuyo país fue esquilmado y que hoy se ven obligados a mendigar en los semáforos de nuestras ciudades para sobrevivir.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05