“Nenecho” viaja, la ciudad se cae a pedazos

El intendente de Asunción, Óscar “Nenecho” Rodríguez (ANR), viajó a Israel para asistir al curso “Proyectos municipales de seguridad ciudadana”, que se inició el 20 de junio y terminará el 8 de julio. El evento es organizado por la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo, de ese país. Desde luego, es de agradecer que la citada agencia y otras similares del mundo desarrollado deseen capacitar a quienes ejercen una función pública en países como el nuestro, donde la idoneidad necesaria suele brillar por su ausencia. Lo lamentable es que lo enseñado en los eventos poco o nada se trasunta luego en el país.

El intendente de Asunción, Óscar “Nenecho” Rodríguez (ANR), viajó a Israel para asistir al curso “Proyectos municipales de seguridad ciudadana”, que se inició el 20 de junio y terminará el 8 de julio. La “beca completa” otorgada por la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo, de ese país, no cubre el pasaje aéreo de ida y vuelta, pero el susodicho afirma que pagó de su bolsillo. Desde luego, es de agradecer que la citada agencia y otras similares del mundo desarrollado deseen capacitar a quienes ejercen una función pública en países como el nuestro, donde la idoneidad necesaria suele brillar por su ausencia. Lo lamentable es que lo enseñado en los eventos poco o nada se trasunta luego en el país.

En efecto, la penosa experiencia enseña que a los paraguayos les interesa menos adquirir conocimientos para ejercer el cargo que aprovechar los cursos, seminarios o conferencias para hacer turismo, razón por la que su asistencia no se traduce en un mejor desempeño, con lo cual salen perdiendo tanto los bien intencionados anfitriones como los contribuyentes nacionales.

Para ilustrar la desvergonzada corruptela de los supuestos viajes de capacitación, bastan dos casos patéticos ocurridos entre julio de 2013 y junio de 2014, lapso en el que los diputados viajaron al exterior, con dinero público, más de doscientas veces. Nuestros lectores pueden opinar si han percibido alguna mejoría en nuestro Poder Legislativo como consecuencia de esos viajes. El primero involucró al hoy exdiputado Carlos Portillo (PLRA), quien debió participar de un curso en Las Vegas (EE.UU.), a realizarse coincidentemente durante las fiestas de fin de año; perdió el vuelo, pero cobró un viático de 19.509.000 guaraníes, que las publicaciones de prensa le forzaron a devolver. El segundo affaire tuvo como protagonista al exdiputado Jorge Ignacio Baruja (ANR), hoy “parlasuriano”, que voló a Cancún (México) para asistir a un Congreso Mundial de Menopausia, ¡¡¡que se realizó tres meses más tarde!!!; no obstante, presentó un informe. Ambos recibieron un “severo” castigo: fueron inhabilitados por dos años para representar a la Cámara en el exterior, sin que hubiera intervenido el Ministerio Público.

A veces las excursiones a costa del contribuyente no tienen que ver ni siquiera formalmente con la capacitación que se requeriría para el cargo ocupado, según surge de que el pintoresco exdiputado Purificación Morel (ANR) –quien llegó a comparar a Horacio Cartes con Jesús– haya asistido alguna vez al “18° Congreso Internacional de Misericordia”, celebrado en Ibagué (Colombia). Estos viajes oficiales al extranjero, sobre todo a centros turísticos, benefician poco o nada el país, implican un gasto superfluo y hasta se prestan a la corrupción pura y dura.

Sería muy ilustrativo para la ciudadanía que se conozca el contenido de los reportes que, a su regreso, los viajeros deben presentar a sus respectivas instituciones. En el caso del intendente “Nenecho” –y de varios de sus colaboradores que viajaron también a España– sería muy interesante conocer qué de nuevo traen para beneficio de nuestra ciudad capital que se cae a pedazos. La Ley N° 5282/14 los incluye entre las informaciones mínimas que las fuentes públicas deben mantener actualizadas y a disposición de la gente en forma constante: leerlos servirá, al menos, para poner a prueba la inventiva de los autores o de sus secretarios. El desvío del dinero de todos so capa de capacitación, con la complicidad de la máxima autoridad del órgano correspondiente, es una canallada que la Contraloría General de la República y el Ministerio Público deben tener en cuenta. Es hora de poner coto a esta vieja y difundida corruptela, que mucho perjudica al bien común y tanto favorece al particular de los avivados que buscan ofertas en el campo internacional para cobrar viático y conocer el mundo. Si es indignante que se robe con descaro, también lo es que se haga turismo a costa de quienes pagan sus impuestos, con el pretexto de obtener destrezas y habilidades para servir mejor a la población.

Por de pronto, es razonable poner en duda que la seguridad en Asunción habrá de mejorar tras el regreso del intendente; parece más probable que se trate de un gasto inútil para los contribuyentes israelíes y asuncenos, y no por culpa de los promotores de los cursos o de los profesores, sino por las notorias insuficiencias de este desvergonzado participante, que mantiene a la ciudad en tan ruinoso estado.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.