Exfiscal general es acusado por no poder justificar G. 10.000 millones

El exfiscal general del Estado Javier Díaz Verón y su esposa María Selva Morínigo no pueden justificar más de G. 10.000 millones de su patrimonio. Ayer fueron acusados y se pidió el comiso de los bienes malhabidos.

Osmar Legal, fiscal de Delitos Económicos y Anticorrupción.
Osmar Legal, fiscal de Delitos Económicos y Anticorrupción.

El fiscal de Delitos Económicos y Anticorrupción, Osmar Legal, acusó por supuesto enriquecimiento ilícito a Javier Díaz Verón, y por presunto lavado de dinero a su esposa María Selva Morínigo.

El agente realizó una pericia contable y ésta resultó contundente: la pareja no puede justificar nada menos que G. 10.495.174.320, entre los ingresos y egresos que tuvieron desde el 2008 a 2017.

En el relatorio de hechos, el investigador explica los ingresos y egresos que Díaz Verón y su esposa tuvieron año a año. El desfasaje se empieza a dar en el 2010, con relación al exfiscal general del Estado, cuando era fiscal adjunto. Ese año tuvo más gastos que dejó un déficit de G. 277.362.657. Al año siguiente, otro déficit de G. 195.585.539.

En el mes de noviembre de 2011, Díaz Verón fue nombrado fiscal general del Estado y siguió arrastrando déficit año tras año. En 2017 culminó con egresos –que no puede justificar– por G. 615.756.078.

Sin embargo, la mayoría de los bienes fueron ocultados a través de su esposa, María Selva Morínigo, que fue funcionaria pública del Fondo Ganadero desde el 2008, año que concluyó con un superávit de G. 128.471753.

En el año 2010, la mujer empezó a acrecentar el dinero con inversiones, con la creación de la sociedad Lagunitas SA con acciones de G. 4.474.300.000, inversión realizada para la compra de ganado y la construcción de obras en un inmueble de la citada firma.

Las “inversiones” siguieron y en 2013, María Selva tuvo un déficit de G. 5.417.194.422.

La mujer aumentó a G. 260.000.000 el capital de la firma Yerutí SRL (de 2014 a 2017) y en la empresa Salty River SA, María Selva Morínigo intervino y participó como representante de la firma Canto Rodado SA. De esa forma, destinó inversiones de G. 598.227.088.

Entre 2014 y 2017, la esposa del exfiscal general inyectó capital a Canto Rodado por G. 2.331.888.851. En esa firma, aparecen sus hijos Yerutí y Alejandro Díaz Morínigo, quienes no poseen ingresos que justifiquen sus aportes.

Otra forma de ocultar bienes de la pareja fueron las regulaciones de honorarios profesionales de María Selva por un supuesto valor de G. 777.812.539 y con solo 29 facturas.

Comiso especial de los bienes

El fiscal Osmar Legal solicita el comiso especial de los bienes de Javier Díaz Verón y María Selva Morínigo. Pide así el comiso de animales vacunos adquiridos por Díaz Verón por G. 125.875.002 y G. 115.206.850; además de rodados, Hyundai Santa Fe (2009) por el que pagó G. 134.765.848, una Toyota Hilux (2014), cuyo costo fue G. 197.363.500 y un Honda HR-V (2016) valuado en G. 164.730.000. También, tres préstamos concedidos sin poder justificar por G. 44.425.536, G. 44.100.000 y G. 19.200.000 con intereses, y un inmueble en Amambay. Además, se piden los activos de las empresas de María Selva, CDAs depositadas en un banco por G. 110 millones y un auto valuado en G. 130 millones.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05