Identidad: derecho de todos pero inaccesible para muchos

El 8 de julio último falleció en un hospital de Brasil Karen Gómez Segovia, de 36 años, como consecuencia de leucemia mieloide aguda. El único tratamiento que le permitiría seguir viviendo era un trasplante de médula ósea, que no pudo darse porque la paciente nunca pudo encontrar a su familia biológica para poder contar con un donante compatible. En nuestro país, el derecho a la identidad aún es un anhelo para muchos.

Karen Gómez Segovia falleció sin conocer su familia biológica, información que pudo salvarle la vida.
Karen Gómez Segovia falleció sin conocer su familia biológica, información que pudo salvarle la vida.

Desprovistos de registros de nacimiento que revelen su verdadero origen, muchos compatriotas son privados desde su nacimiento del derecho a la identidad, pese a que este es un derecho garantizado por la legislación vigente (ver cuadro).

El incumplimiento de ese derecho expone al niño o niña a un tenebroso universo de explotación, cuando menos a una serie de conflictos, como consecuencia de una búsqueda que puede resultar interminable como frustrante.

Para Karen, lastimosamente resultó fatal. Si bien su caso cobró trascendencia debido a la incansable búsqueda por sus familiares, está lejos de ser el único. Hay numerosos paraguayos que desean conocer sus orígenes y recurren a las redes sociales para tratar de conocer su historia.

PUBLICIDAD

La exposición mediática fue el último recurso al que recurrió Karen en su desesperada lucha por su vida, pues no encontró en nuestras instituciones las respuestas que necesitaba.

Cuando compartió su historia, Karen relató que única información que manejaba era que nació en la Cruz Roja, en Asunción, el 25 de julio de 1982. En esa misma fecha, fue dada en adopción.

La versión que obtuvo por gestiones particulares señala que su madre biológica, una joven de aproximadamente 18 años, manifestó que no tenía forma de cuidar a la recién nacida. Por esta razón, una de las enfermeras que le atendía contactó con una pareja amiga, que llevaba ocho años tratando de tener un hijo, sin lograrlo.

Informados del caso, el matrimonio no dudó en ir hasta el nosocomio y desde ese día la niña se integró a la familia.

La Cruz Roja no le proveyó dato alguno, porque sólo tienen archivos a partir de 1983, pues un incendio destruyó la documentación perteneciente a años anteriores.

Búsqueda en las redes

El caso de Karen adquirió ribetes dramáticos debido a su angustiosa espera y su trágico final a causa de la grave enfermedad que padecía. Sin embargo, existen numerosas compatriotas en situaciones similares a la suya, que sin tener una dolencia física, padecen la angustia de no contar con información sobre su origen.

En las redes sociales, en los distintos grupos formados en redes sociales como Busca personas, Raíz Natal, ¿Quiénes somos? Búsqueda Verdades Infinitas, Completando mi historia, Paraguayan Ties, entre otras, hay una gran cantidad de paraguayos en todo el mundo en busca de sus padres biológicos.

rferre@abc.com.py

ariel.espinoza@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD