Capo narco usaba estructura de jefe de PCC para enviar cocaína al Brasil

El narcotraficante Tomás Rojas Cañete, alias “Toma’i”, preso en la cárcel de Tacumbú, manejaba una estructura que remesaba desde Ciudad del Este cargas de cocaína al mercado brasileño con el apoyo logístico de Carlos Antonio Caballero, alias “Capilo”, líder de la organización criminal Primer Comando Capital (PCC), en Pedro Juan Caballero, actualmente detenido en la Agrupación Especializada de la Policía.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZIMC2ZFSP5HTDDTT2WIMTX5VKI.jpg

A tempranas horas del sábado último, agentes de la Secretaría Nacional Atidrogas (Senad) y funcionarios judiciales allanaron las celdas de Tomas Rojas, alias “Toma’i”, en Tacumbú, y la de “Capilo” en la Agrupación Especializada.

En poder de “Toma’i” fueron hallados cinco teléfonos celulares, los que utilizaba para manejar sus operaciones en la capital del Alto Paraná. La comitiva también confiscó un lote de documentos que podría contener datos sobre los movimientos de la estructura criminal en el este del país. En tanto que en el calabozo de “Capilo” no encontraron mayores elementos, solo algunas anotaciones, que también fueron confiscadas para ser estudiadas por los peritos.

El capo narco Tomás Rojas fue detenido el 4 de setiembre del 2011 en Ciudad del Este y luego remitido a la cárcel de Tacumbú, donde contactó con Carlos Antonio Caballero “Capilo”, quien en ese entonces ya estaba recluido en la Agrupación Especializada.

PUBLICIDAD

“Capilo” había sido detenido el 27 de diciembre del 2009 junto a Jarvis Chimenes Pavão en un establecimiento ganadero ubicado en la zona de Yby Yaú, departamento de Concepción.

De acuerdo a los investigadores, a partir de la nueva “sociedad”, Tomás Rojas rearmó su estructura en Ciudad del Este, donde quedaron a cargo de las operaciones algunos de sus familiares más cercanos, entre los que se encontraban sus hijos Robert Rojas Dávalos (20) y A. R. D. (17). Estos dos también fueron capturados durante los procedimientos del fin de semana.

La nueva estructura mafiosa comenzó a acopiar nuevamente cocaína boliviana, en cantidades que no superaban los 50 kilos, en algún aguantadero instalado en el Alto Paraná, desde donde remesaban la droga hasta los distintos mercados de consumo del vecino país.

PUBLICIDAD

Según los investigadores, todas estas operaciones, tanto la compra de la droga del altiplano como la distribución en el mercado brasileño, fueron efectuadas con el apoyo logístico de “Capilo”, quien tenía a su cargo toda la estructura del PCC, tanto en la zona del Alto Paraná, como en el vecino país, lo que aseguraba el éxito de todas las operaciones efectuadas por la “sociedad”, confirmaron.

En Ypacaraí

Una residencia ubicada en la ciudad de Ypacaraí, que supuestamente era utilizada como aguantadero por la red mafiosa de “Toma’i” también fue intervenida por los agentes. En este lugar no se registraron detenciones, pero sí se incautaron 1,385 kilogramos de cocaína prensada, a más de dos camionetas, celulares y elementos informáticos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD