Familiares se apropian de evidencias

PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, de nuestra Redacción Regional). El fiscal Armando Cantero señaló ayer que hasta el momento aun no manejan información alguna sobre quiénes podrían ser responsables del asesinato de Felipe Iván Díaz Villalba, conocido también como el “millonario del Whatsapp”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QZZFV23ZSZF5LPDN3VGZH6I6IU.jpg

Dijo que cuando llegaron al lugar donde sucedió el crimen el lunes último, ya los familiares de la víctima habrían llevado sus pertenencias personales, como su celular, joyas y billetera.

Cantero señaló que los objetos tomados por los parientes, como el caso del teléfono celular, podrían haber dado una pista a los investigadores sobre la identidad de los posibles autores y quiénes podrían haber sido los que ordenaron el asesinato de Díaz Villalba.

Estuvo en la cárcel

PUBLICIDAD

Felipe Iván Díaz Villalba había caído detenido junto a su hermano Fabio Díaz Villalba el 11 de noviembre del 2017, tras el allanamiento realizado en su vivienda ubicada sobre las calles Cerro Corá entre Tte. Herrero y Cerro León del barrio Mcal. Estigarribia de esta capital departamental.

En aquella oportunidad se encontró en su vivienda un verdadero arsenal compuesto de nada menos que de diez fusiles con un importante lote de municiones, seis gramos de cocaína, una gran cantidad de joyas, más de 9.600 dólares y numerosos vehículos de dudosa procedencia.

Iván Díaz Villalba, conocido como “El millonario del Whatsapp” por ostentar su fortuna de dudoso origen a través de las redes sociales, recuperó su libertad el 22 de diciembre del 2017, a cambio de medidas alternativas a la prisión que fueron concedidas por la jueza Sadi López Sanabria.

Habría más homicidios 

Según fuertes versiones provenientes del submundo del hampa fronteriza, el asesinato de Díaz Villalba sería el comienzo de una serie de ajustes de cuentas entre traficantes de drogas y armas en esta parte del país.

La Policía, tanto de esta capital departamental como de la ciudad brasileña de Ponta Porã, está en alerta máxima ante las versiones de que hay una guerra declarada entre bandas rivales del tráfico de drogas en la “frontera seca”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD