Narcos secuestraban y esclavizaban a niños y niñas indígenas en Piray

Una comitiva fiscal-policial rescató ayer, en otro operativo en Piray, a 20 niños indígenas, que habían sido secuestrados y esclavizados por la red desmantelada el 1 de mayo pasado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/KINZUYSJ5JAYFC6S7R7F64BVCM.jpg

COLONIA PIRAY, Dpto. de Amambay (Iván Leguizamón, Javier Cabañas y Denis Insfrán, enviados especiales; Omar Acosta, corresponsal). El campamento narco desmantelado ayer, funcionaba en medio de un espeso monte y serranías, en el predio de la estancia San Juan, a unos 5.000 metros de la Ruta 11 “Juana María de Lara”, a 95 kilómetros de Santa Rosa del Aguaray y a 45 kilómetros antes de llegar a Capitán Bado.

El “cuartel narco” fue asaltado por policías del departamento Contra el Crimen Organizado, con apoyo de agentes de las Fuerzas Especiales y bajo la supervisión de los fiscales Marcelo Pecci, Alicia Sapriza y Hugo Volpe. También participaron funcionarios de Derechos Humanos del Ministerio Público.

La gavilla de narcos desmantelada hace dos semanas en el Operativo Romai tenía esclavizados a al menos 20 niños indígenas, a los cuales obligaban a trabajar en sus marihuanales. 

PUBLICIDAD

El sitio intervenido es el mismo en el que fueron filmados y fotografiados los niños, miembros de una parcialidad indígena de la zona, que habían sido secuestrados por los integrantes de la gavilla comandada por el herido y ahora detenido Rubén Núñez Portillo (34), alias Roberti, el líder de la banda desmantelada el 1 de mayo pasado.

Esta intervención se produjo a 10.000 metros, en línea recta, del punto donde fueron abatidos cinco integrantes de la red, los cuales también aparecen en fotos y vídeos portando armas, amenazando a los menores de edad nativos y alardeando de sus respectivos roles dentro de la organización narco.

Los investigadores manejan la información de que los niños fueron devueltos a sus respectivas comunidades, tras el operativo realizado el pasado 1 de mayo.

La comitiva destruyó varios campamentos que funcionaban en el monte y halló toneladas de marihuana picada que estaban a punto de ser prensadas. También se encontró una camioneta, que fue abandonada por los delincuentes, ya que los pocos maleantes que aún quedaban trabajando en el lugar corrieron cubriendo su escape a tiros. Los intervinientes procedieron al corte y la quema de las plantas de marihuana que estaban en pie aún en el terreno. 

Dos hombres, uno de ellos indígena, quedaron demorarados durante el operativo realizado por la comitiva. También se hallaron trampas cazabobos que fueron desactivadas por la policía.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD