Sicario aparece en Luque y mata a transportista investigado por tráfico

El dueño de una transportadora fue acribillado a balazos ayer, en un caso de sicariato que conmocionó a Luque. La víctima era investigada desde hace años como posible miembro de una red internacional de narcotráfico.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WN4HTHOLJRHPJF2VGOBLRQINZU.jpg

LUQUE (Gladys Villalba, corresponsal). El asesinado fue identificado como Fabio Acosta Enciso (43 años), alias Fabio Sapara, quien registra antecedentes por tentativa de homicidio y por hurto agravado.

El atentado se produjo ayer a las 09:43 sobre la calle Coronel Oviedo casi Luis Alberto de Herrera, a cuatro cuadras del estadio del club Sportivo Luqueño, en esta ciudad del departamento Central.

Fabio Sapara fue acribillado cuando se encontraba en el asiento del acompañante de un coche Toyota IST que quedó estacionado con el motor en marcha. Fue segundos después de que su chofer Pedro Marcelo Ramírez Gómez (28) bajó como para comprar pintura en una ferretería.

PUBLICIDAD

Lo que le pareció raro a los policías de la comisaría 3ª de este municipio es que el chofer estacionó 100 metros antes de la ferretería, en la calle, pese a que el citado negocio tiene estacionamiento propio.

El jefe de Investigaciones de Central, comisario principal Rubén Paredes, de hecho, habló de que el chofer pudo haber entregado a su patrón.

El fiscal Francisco Torres ordenó la detención del joven y la incautación de su celular, ya que en el video del atentado se observa que el pistolero primero pasó caminando al lado del coche estacionado y que recién después recibió una llamada, retrocedió y fue a ultimar a su objetivo.

Hipótesis 

Fabio Acosta Enciso era investigado desde hace años por la Senad como posible colaborador de una red internacional de narcotráfico.

Supuestamente, trabajó para Víctor Brítez Aranda, alias Chapaló, quien es uno de los cuatro presos que vivían en una supuesta granja en la cárcel de San Pedro, y para los hermanos Rubén, Elvio y Severino Peralta, prófugos desde el año 2013, cuando perdieron 470 kilos de cocaína en Mayor Otaño.

Para la Policía, en tanto, el posible mandante es el condenado Ángel Tranquilino Giménez, también pillado viviendo en la “granja” del penal de San Pedro.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD