Cultura se difunde en el Centro de Artes Visuales

En cuatro décadas de existencia, el Centro de Artes Visuales/Museo del Barro viene desarrollando la difusión cultural de tres expresiones artísticas (rural, urbana e indígena). Pintura, piezas indígenas, tallas sacras y cerámica popular comprenden el rico acervo en el moderno complejo. Con salas de exhibiciones temporales, cumple el rol de promover a los nuevos valores de las artes plásticas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SDV2F4K4ANG4RDDGHTWVOS33BE.jpg

En 1972, Ysanne Gayet, Osvaldo Salerno y Carlos Colombino se juntaron en San Lorenzo del Campo Grande y dieron nacimiento al Museo del Barro con una colección itinerante de obras de arte. Tuvo sus inicios en un predio cedido por la familia Meyer y el mismo año comenzaron las obras del local que ocupa actualmente en Isla de Francia, Asunción.

El Centro de Artes Visuales –entidad sin fines de lucro– divide sus colecciones museísticas en tres espacios troncales. Arte Indígena. Cuenta con más de 1.700 piezas realizadas por diferentes grupos étnicos que pueblan el país: zamuco (ayoreo e ishir), los maskoy (angaité, sanapaná, enxet y guaná), los guaycurú (toba qom), los matako (maka, nivaclé y manjuí) y los tupí guaraní (pai tavyterá, ava chiripá, mbyá, aché, chiriguano y ñandeva). Las colecciones comprenden cerámica (urnas funerarias), arte plumario, tejidos, cestería, tallas y máscaras de madera. Resaltan las tallas zoomorfas en madera de cedro, árbol sagrado de los guaraní, hechas por los indígenas avá de Acaraymí. Los textiles que el visitante puede apreciar en las vitrinas están realizados en fibras vegetales de caraguatá y corresponden a trajes y máscaras rituales que los ishir usan durante la celebración anual que denominan “debylyby”. A la vista hay también bolsos de caraguatá teñidos con tintes vegetales y minerales, de los nivaclé y ayoreo. Diademas, collares, brazaletes, tobilleras y objetos de culto elaborados con plumas de pájaros destacan las sensibilidad artística de las diversas comunidades indígenas del Paraguay.

Dibujos, grabados, pinturas, técnicas mixtas y esculturas componen el acervo de Arte Paraguayo Contemporáneo que reúne unas 3.000 piezas. Obras firmadas por Olga Blinder, Jenaro Pindú, Edith Jiménez, Pedro Agüero, Lotte Schulz, Bernardo Krasniansky, Leonor Cecotto y Feliciano Centurión enriquecen las colecciones. Se conservan también en el Museo del Barro una serie de dibujos de Miguel Acevedo (1889-1915), la colección del periódico Cabichu’í (1867-1868) y algunas fotografías de la Guerra de la Triple Alianza (1865-1870).

PUBLICIDAD

Un lote de 1.175 dibujos y grabados del artista brasileño Livio Abramo, que vivió en el país entre los años 1959 y 1992, acrecienta la diversidad conceptual. Más de 50 cuadros de Ignacio Núñez Soler, especialmente la serie “Mis personajes”, hechas entre 1953 y 1976, así como las creaciones de Carlos Federico Reyes “Mita’i Churi”, Osvaldo Salerno, Carlos Colombino y Ricardo Migliorisi permiten observar las diferentes técnicas productivas con relación al arte pictórico.

Una serie de 4.000 piezas se insertan dentro de las creaciones populares realizadas desde el siglo XVII en adelante y comprenden tallas en madera, tejidos y encajes, máscaras, cerámica y orfebrería. El sector de arte sacro reúne un lote importante de santos tallados en madera en las misiones jesuíticas y franciscanas, así como otros de factura popular. Hay nichos, cruces, vírgenes y santos de todas devociones que figuran en el catolicismo.

Llama la atención de los visitantes la serie de máscaras del “Kamba ra’anga”, pertenecientes a las festividades de San Baltazar y San Pedro y San Pablo. Se destaca el gabinete del ñandutí, con muestras del delicado textil confeccionados con hilos de seda y algodón, desde el siglo XVIII hasta hoy. Hay además una colección de 300 utensilios y figuras de cerámica precolombina americana, en la planta alta.

Una selección de productos cerámicos hechos por los artesanos de diversos pueblos se convierten en un muestrario comparativo de la artesanía en barro en el Paraguay. Tampoco pasan desapercibidas las renombradas figuritas de Marsal, que son miniaturas de personajes populares realizados en terracota por el escultor español Serafín Marsal, en las primera mitad del siglo XX.

El dinamismo del montaje facilita al público la visualización de los objetos que están colocados en vitrinas iluminadas.

Con entrada libre

El Centro de Artes Visuales/Museo del Barro se ubica en la Calle Grabadores del Cabichu’i, entre Emeterio Miranda y Cañada, barrio Isla de Francia. Abre al público los días jueves, viernes y sábados, de 09:00 a 12:00 y de 15:30 a 20:00, con acceso gratuito, mediante el aporte del Banco Itaú y del Congreso Nacional. A la entrada al Museo del Barro hay un almacén que ofrece objetos de souvenir y artesanía paraguaya: cerámica, máscaras, tallas y textiles.

yubi@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD