Setiembre a plena naturaleza

Un domingo pintado por la naturaleza fue el de ayer. El sol bañaba la floresta y la brisa acaricia los sentidos. Todo parecía verde, azul y oro. Un adelanto de primavera con todos sus colores y en todo su esplendor. La belleza del día despertó la admiración de quienes lo disfrutaron a pleno.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/IWX5FSD2XZCKFE5Y3IGV4G7JV4.jpg

La de ayer fue una jornada que presagiaba el inicio de una primavera estupenda. Un día límpido bañado por el sol, un cielo azul sin una sola nube y un clima más que agradable.

Se puede decir que setiembre vino con todos los colores que adelantan la primavera y los impregnó en la naturaleza; el azul del cielo se reflejaba en el río, el dorado y oro de los rayos del sol en la arena y en la atmósfera de toda la jornada, en el rosa del suave atardecer. El verdor de los árboles se mecía con el viento. Todo estaba plenamente amalgamado.

Un día extraído de un poema romántico que la gente pudo admirar y disfrutar de la mañana, siesta y tarde faltando unos pocos días para la llegada de la “reina de las estaciones”.

PUBLICIDAD

Familias acompañadas de sus hijos y sus mascotas decidieron salir a las calles y tomar los espacios públicos para un agradable baño solar.

Setiembre, el noveno mes del año, era el sétimo del antiguo calendario romano, de ahí su nombre, que también suena a esplendor. Dicen que setiembre siempre comienza el mismo día en que lo hará diciembre; este año es martes.

Es el mes asociado con las flores, las aves, las mariposas, la luz solar, el reverdecer de la naturaleza.

El clima se prestó plenamente ayer. Hacia las 8:00 de la mañana el termómetro marcaba 15 grados, que fueron aumentando poco a poco con el sol hasta llegar a los 30 a las 15:00.

No era raro ver sesiones de fotos, selfies, un perro paseando en el auto con chicos y grandes, y hasta las aves tomando orondamente un chapuzón de sol.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD