La historia de Cerwuis, el guerrero chamacoco, sigue vigente en Praga

El libro sobre Cerwuis, el guerrero chamacoco que en 1908 acompañó a Europa al explorador Alberto V. Fric en busca de una cura para su pueblo, tiene nuevas ediciones en Praga, al igual que el cómic sobre sus andanzas. Incluso, se habla de su caso en la universidad.

En una librería de la capital checa, el libro sobre Cerwuis, escrito en su momento por el propio explorador  Alberto V. Fric,  aparece entre los textos en venta. En el lugar, haciendo de guía, Pavel Fric, un fotógrafo especializado en arquitectura y nieto del explorador.
En una librería de la capital checa, el libro sobre Cerwuis, escrito en su momento por el propio explorador Alberto V. Fric, aparece entre los textos en venta. En el lugar, haciendo de guía, Pavel Fric, un fotógrafo especializado en arquitectura y nieto del explorador.

Praga, República Checa. Para la destacada dibujante y dramaturga checa Lucie Lomová, autora de un cómic sobre la vida de Cerwuis (se lee “chervuish”), “lo que enamora” de la historia del guerrero chamacoco es la combinación de un verdadero drama, el de vivir lejos de su hábitat, en un sitio totalmente extraño para él, con “un gran sentido del humor” que surge en medio de todo eso, por lo que se decidió a crear una historieta (cómic) sobre el guerrero chamacoco, primero presentado en idioma francés y luego en checo.

En un tradicional restaurante de Praga, Lomová explica a ABC que su trabajo se basa en el libro escrito por el propio explorador Fric en la primera mitad del siglo XX y en fotografías y documentos que le proporcionó la editora Yvonna Fricová, con quien conjuntamente explicó los detalles de su trabajo.

“Divoši” (Los salvajes) es el título del cómic y engloba tanto a Cerwuis como a Fric, porque según sostuvo Lomová, traductora de por medio, eran como “vidas paralelas”, porque “Fric, cuando viajaba como explorador (por ejemplo al Chaco paraguayo) vivía en un hábitat muy distinto, debió aprender idiomas indígenas y también le costaba transmitir luego sus experiencias de tierras extrañas a los europeos de la época”, y algo similar pasó con Cerwuis, quien estuvo en Europa por un año (1908-1909). “Eran dos culturas distintas en dos ambientes distintos, viviendo juntos, al mismo tiempo, una y otra experiencia”, dijo al tratar de explicar esta extraña especie de permanente dicotomía de vida de los dos personajes reales de la obra.

El cómic viene a ser una reflexión y una recreación sobre el texto de Fric, acota, y cuenta que Fric relata en su libro cómo Cerwuis se iba algunas veces al bosque cercano a su casa a cantar en su lengua, pero no dice lo que cantaba. Entonces, en el cómic Lomová creó una letra, imaginando las añoranzas del chamacoco. Fricová aporta que esa letra fue traducida del checo al español y del español a la lengua chamacoca y llevada a Puerto Esperanza, cerca de Bahía Negra (Chaco), y que indígenas de allí la cantaron y dijeron que tiene cierta lógica con sus costumbres.

PUBLICIDAD

En las librerías

Con su estampa guerrera y desde la tapa de una renovada edición del libro de Fric, “Cerwuis, de Pacheco a Pacheco por Europa” (Pacheco era el antiguo nombre de Bahía Negra), el guerrero sigue marcando presencia hoy en algunas librerías de Praga, a las que llegamos con Pável Fric, fotógrafo especializado en arquitectura y nieto de Fric, como guía. El libro no está editado en otro idioma que no sea el checo.

El rostro de Cerwuis, parte de cuya historia ya hemos contado en otras ocasiones, también se puede ver en una de las paredes de la vivienda de los Fric en Praga. Son restos de una escultura para el que había posado durante su estadía en dicha ciudad, para un artista checo amigo del explorador.

En la universidad

PUBLICIDAD

La historia de Cerwuis también es actualidad en la Universidad de Carlos, específicamente en la Facultad de Ciencias Naturales, que invitó en 2018 a Fricová a hablar del tema, porque en 1908, un estudiante de Parasitología de esa facultad fue quien ayudó a encontrar la cura para el mal de los chamacocos de “Pacheco”, que sufrían por esa época un raro sangrado intestinal.

Precisamente, Cerwuis regresó con Fric a “Pacheco” en 1909 y trajo el remedio para su pueblo. Su historia es extraordinaria, y por lo relatado aquí brevemente, sigue muy vigente.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD