Todo tipo de estupefacientes en los barrios de Asunción

En Asunción ya no existe prácticamente barrio que no haya sido afectado por el flagelo de la droga en cualquiera de sus formas. La marihuana, el crack, la cocaína, los medicamentos controlados y las nuevas drogas se venden en todos lados. Casas, plazas o cualquier sitio son punto de encuentro para vender y comprar.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YD2IDPITKZGZFMTIJVRGQUXE4E.jpg

Una simple regla como es la oferta y la demanda hace que a mayor cantidad de adictos, aparezcan más traficantes. El microtráfico invadió cada punto de la capital y los procedimientos que realizan los agentes antidrogas no dan abasto a tanto desborde.

Comprar un “toco” de marihuana, un “moñito” de crack es fácil, los adictos conocen dónde ir a buscar la “merca”. Los vendedores muchas veces hacen el “delivery” de la droga en motocicletas y no hay mucha formalidad. La droga está instalada en las calles y los organismos represores poco es lo que pueden hacer para combatir una estructura de “hormiga” pero tan también aceitada que los hace escurridizos a los organismos represores.

Si bien las cifras de consumo son altas, lo más alarmante que descubrieron los intervinientes es que los adictos cada vez son más jóvenes. Un informe de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) reportó que en un procedimiento se encontró a un niño de ocho años que ya era consumidor de crack.

Los índices en materia de edad bajaron de forma alarmante, hay menores de 12 y 14 años que están ya sumidos en una adición irreversible.

Si bien las sustancias más comunes son la cocaína, el crack y la marihuana, ahora comenzaron a aparecer en el mercado las drogas llamadas duras o sintéticas.

Los ácidos LSD y el éxtasis son las llamadas drogas del momento que son consumidas entre los jóvenes, pero son extremadamente dañinas y su exceso suele producir la muerte por ataques al corazón o accidentes cerebros vasculares.

En el cuadro de estadísticas de la Senad, este tipo de droga sintéticas no aparecían hasta este año en el que en los diferentes allanamientos comenzaron a ser requisadas y quedó al descubierto que el abanico de estupefacientes que tienen los adictos se amplió de manera peligrosa. A estas se deben sumar los medicamentos controlados que también son utilizados para sesiones de consumo.

Solo en siete meses que se lleva del año ya se incautaron 785 unidades de éxtasis y 500 unidades de LSD. El adicto tiene una droga de preferencia que es la que suele utilizar con más asiduidad, pero siempre está abierto a experimentar o calmar su estado de ansiedad con otro tipo de sustancias y es aquí donde se abre un peligro para el consumidor, quien al optar por los ácidos no los pueden manejar y se dan las sobredosis que terminan generalmente de forma mortal. Todo este torrente de sustancias está repartido por los barrios de la capital, según los reportes.

rferre@abc.com.py

vfranco@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.