¿Hará el ridículo el presidente de México en Washington?

La opinión generalizada en los círculos políticos mexicanos es que el presidente Trump será el gran ganador de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington el 8 y 9 de Julio. Según esta visión, Trump usará la visita para sus propios fines electorales, y dejará en ridículo al presidente mexicano.

Quizás sea así, pero podría haber otro resultado posible. Si López Obrador aprovechara su visita para enviar una fuerte señal de que hará un cambio de rumbo económico para promover inversiones y revertir el colapso económico del país, podría ser una oportunidad de oro para México.

El propósito declarado de la visita, el primer viaje al extranjero de López Obrador desde que ganó las elecciones de 2018, será promover el recién firmado acuerdo de libre comercio T-MEC entre Estados Unidos, México y Canadá.

En este momento, como lo han dicho tres excancilleres mexicanos, lo más probable es que Trump lleve las de ganar.

En primer lugar, Trump necesita desesperadamente mostrar una victoria en materia de política exterior antes de las elecciones de noviembre, y no tiene mucho que mostrar.

PUBLICIDAD

El tan anunciado plan de paz de Medio Oriente de Trump nunca ha despegado. Su tan cacareada cumbre con el dictador norcoreano Kim Jong Un no ha hecho más que fortalecer al tirano de Corea del Norte. Las promesas de Trump de derrocar al dictador venezolano Nicolás Maduro no se han materializado. Y estos son apenas algunos de los muchos fracasos de Trump en política exterior.

Por lo tanto, Trump ahora intentará amplificar el impacto del T-MEC para mostrarlo como un gran logro de su gestión. La foto con López Obrador en Washington también le permitirá tratar de presentarse como un líder mundial, especialmente después de que los líderes europeos cancelaron su participación en una cumbre del G-7 organizada por Trump.

En segundo lugar, Trump utilizará el show político alrededor del T-MEC para tratar de desviar la atención de su manejo desastroso de la pandemia de covid-19. Estados Unidos tiene el 4,2 por ciento de la población mundial y el 25 por ciento de las muertes de covid-19 en el mundo.

En tercer lugar, es probable que Trump trate de energizar su base humillando públicamente a López Obrador. Eso es exactamente lo que hizo durante su campaña de 2016 cuando visitó al expresidente mexicano Enrique Peña Nieto, y solo unas horas después pronunció un incendiario discurso contra la inmigración en Arizona.

PUBLICIDAD

Esta vez, puede que Trump reitere tras la visita que “México va a pagar” por su muro fronterizo, tal vez a través de los ingresos del nuevo acuerdo USMCA. O puede que Trump critique el acercamiento de López Obrador a las dictaduras de Venezuela y Cuba.

En cuarto lugar, la visita será vista como un apoyo tácito de López Obrador a la campaña de reelección de Trump. El presidente mexicano ya ha dicho que no se reunirá con el probable candidato demócrata Joe Biden durante su visita, por tratarse de un encuentro entre presidentes. Si Biden gana, México no empezará muy bien parado ante una nueva administración demócrata.

Pero López Obrador podría, si quisiera, usar la visita a su favor y usar el escenario mundial que tendrá en Washington para anunciar cambios importantes en sus políticas populistas, que han ahuyentado las inversiones, reducido el crecimiento y están aumentando pobreza.

López Obrador necesita desesperadamente un repunte económico. Cuando asumió el cargo en 2018, prometió hacer crecer la economía de México en un 4 por ciento anual. En cambio, la economía de México se contrajo un 0,1 por ciento el año pasado, antes de la pandemia, y el Fondo Monetario Internacional está proyectando una enorme contracción del 10,5 para este año.

Mi conclusión es que, efectivamente, es probable que Trump lo use a López Obrador como un trofeo electoral. Pero López Obrador también podría salir ganando si anunciara cambios políticos y económicos concretos para atraer las inversiones y reanudar el crecimiento.

No tengo demasiadas esperanzas de que López Obrador haga eso –al momento de escribirse estas líneas, ni siquiera planea llevar una delegación de empresarios con él en este viaje–, pero podría empezar a revertir el derrumbe económico de México si lo hiciera.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD