Corrupción

En varios de los 17 departamentos en que está dividido nuestro país se destaparon posibles hechos de corrupción. Estas instituciones manejan miles de millones de guaraníes del Presupuesto General de Gastos de la Nación en forma anual, pero al observar la realidad no refleja precisamente el buen uso de los recursos públicos.

La Gobernación de Caaguazú maneja un presupuesto anual aproximado de G. 80.000 millones, dinero que hasta ahora se constituyó en un botín para los políticos que llegan al poder. Cada jefe departamental inicia el periodo “a pie” y en tiempo récord ostenta portentosas camionetas, lujosas casas y otros lujos.

El gobernador actual, Alejo Ríos Medina (PLRA), encontró una deuda millonaria de G. 16.000 millones, “heredada” de las administraciones del actual ministro de Desarrollo Social, Mario Varela (ANR), y del exgobernador interino, Eliodoro Giménez (PLRA). El primero estuvo cuatro años y cuatro meses en la administración y salió de la entidad con una camioneta de 130.000 dólares, una lujosa vivienda de unos G. 400 millones y una quinta que estaría valuada en más de G. 1000 millones. El segundo estuvo solo seis meses y ahora está a punto de terminar una vivienda cuyo costo rondaría G. 550 millones, y otros lujos.

Ningún fiscal investiga, nadie denuncia más que a través de la prensa. Muchos sospechan, pero callan. 

PUBLICIDAD

Jugaron con la necesidad de los sectores más vulnerables. La merienda y almuerzo escolar para niños representa un gran nicho de dinero para los políticos puesto que anualmente se destinan unos G. 24.000 millones para este rubro. También, la compra de combustibles y obras viales son otros de los negociados de las autoridades de turno. Se habla de “comisiones” de 25% por cada obra para los gobernadores. 

Cuando son cuestionados se jactan de que la Contraloría General de la República (CGR) no encontró irregularidades, pero esa entidad no es garantía porque ya dejó de ser “de control”.

victor.barrera@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD