Políticos temen quedar a un lado con el voto electrónico

La fuerte resistencia a la votación electrónica por parte de algunos políticos tradicionales tiene como raíz el temor a ser desplazados al quedar sin vigencia viejas prácticas que se llevaban a cabo con las papeletas.

El voto electrónico, que ya se utilizó hasta las internas coloradas de 2006 (foto), vuelve ahora y da mayor protagonismo al elector, al facilitar el desbloqueo de las listas sábana.
El voto electrónico, que ya se utilizó hasta las internas coloradas de 2006 (foto), vuelve ahora y da mayor protagonismo al elector, al facilitar el desbloqueo de las listas sábana.Archivo, ABC Color

La implementación del voto electrónico en las elecciones del año próximo genera temor e inseguridad a muchos políticos de nuestro país, acostumbrados a manejar operadores a sueldo que, con diversas maniobras con las tradicionales papeletas, les aseguraban una buena cantidad de votos automáticamente.

El cambio del sistema amenaza con hacer a un lado a políticos que hasta ahora tenían como método aportar un importante monto de dinero al jefe partidario o líder de movimiento de tal manera de quedar bien ubicados en la lista de candidatos.

Las urnas electrónicas abren la posibilidad a que políticos de base, que tienen contacto fluido con la gente y no cuentan con gran poder económico, tengan un respaldo masivo sin necesidad de “comprar” sus lugares.

PUBLICIDAD

El temor a quedar desplazados se siente sobre todo en los movimientos internos de los partidos, que son manejados por “jefes” que reparten a su antojo los lugares en las listas.

Aunque el cambio del sistema no significará automáticamente una “barrida” de todos los políticos averiados y desprestigiados, puede ser el inicio de una mayor toma de conciencia de los electores, en cuanto a no elegir a los mismos de siempre sino respaldar a quienes realmente tienen una foja de servicio público sin manchas.

Otro aspecto que pone nerviosos a los políticos de viejo cuño es que en cada nueva elección aumenta el número de votantes independientes que no sufragan solamente por el color y la tradición sino que se fijan más en el perfil de los candidatos, en sus propuestas y su historia de vida.

PUBLICIDAD

Inclusive, cuando por tradición están decididos a votar por el representante del partido al que están afiliados o con el que simpatizan, el nuevo sistema les permite elegir dentro de la lista de propuestos a un candidato que reúna las condiciones de idoneidad y honestidad, más allá del lugar en el que haya sido colocado en la lista.

La mayoría de los cuestionamientos que hacen algunos políticos de la vieja guardia a la votación por medio de “urnas electrónicas”, aluden a la presunta vulnerabilidad de esos aparatos.

Sin embargo, la nueva tecnología de las urnas a ser utilizadas, de acuerdo al pliego de bases y condiciones preparado por el TSJE, que expedirán también comprobante de voto, impreso, reduce el riesgo del “hackeo”. A eso se suma el hecho de que los aparatos no estarán en red sino recién en el momento de la transmisión de los resultados hasta el TSJE.

En realidad, el temor se dirige a que el sistema permitirá aplicar sin problemas el desbloqueo de las listas “sábana”, que relegará a los candidatos cuestionados, por más que figuren en primeros lugares de la lista.

Sería el fin de las viejas prácticas

El cambio al sistema electrónico de votación dificulta la posibilidad de recurrir a algunas prácticas muy difundidas en nuestro país con la votación a través de las papeletas. Entre ellas, por ejemplo, el voto “calesita”, las papeletas previamente marcadas antes de ingresar al cuarto oscuro, el voto de personas fallecidas, las actas electorales “rellenadas” con resultados arbitrarios, la “repartija” de votos de partidos “chicos” entre los partidos tradicionales. Estos y otros “rebusques” de los operadores ahora quedarán obsoletos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD