Equipos médicos importados de China fueron rechazados por Salud Pública

Prácticamente todo el cargamento de artículos de bioseguridad traído de China hace dos semanas fue rechazado por el Ministerio de Salud Pública, debido a que no cumplía con especificaciones técnicas.

Un camión del Ministerio de Salud Pública retira las camas de un depósito del clan Samaniego.
Un camión del Ministerio de Salud Pública retira las camas de un depósito del clan Samaniego.Archivo, ABC Color

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social rechazó prácticamente la totalidad de los equipos médicos e indumentaria de bioseguridad importados de China el 18 de abril último, por no cumplir con las especificaciones técnicas.

Los elementos rechazados formaban parte de una licitación de más de G. 80.000 millones, adjudicada a las firmas Insumos Médicos SA (Imedic) y Eurotec SA, ambas empresas conectadas al empresario Justo Ferreira.

Mascarillas no eran de la marca que prometieron

El viceministro de Salud, Julio Rolón Vicioso, relató ayer a radioemisoras que el incumplimiento de las especificaciones técnicas ocurrió en prácticamente todo el cargamento de productos.

Por ejemplo, indicó el alto funcionario que al revisar el primer conjunto de mascarillas encontraron que no eran de la marca que se habían comprometido a proveer las empresas adjudicadas. “Correspondían con las especificaciones, pero al no coincidir con la marca, tuvimos que rechazar”, puntualizó Rolón Vicioso.

Menor grado de protección

La cartera de Estado también rechazó todo el grupo de mamelucos para protección corporal de los médicos abocados a la atención de los pacientes contagiados con coronavirus, debido a que no cumplían con las especificaciones ni con el nivel de protección requeridos por el ministerio.

“El problema era que el nivel de protección era uno y nosotros pedimos nivel tres”, manifestó el viceministro.

Camas no cumplían

Por último, las 50 camas de terapia intensiva que fueron importadas por las empresas de Ferreira igualmente fueron rechazadas debido a que no contaban con las especificaciones técnicas requeridas.

Según se pudo constatar en el acta de rechazo de los artículos médicos, las camas debían tener tres posiciones ajustables pero trajeron las que cuentan solo con dos. Además, “tenía que ser con colchón y vinieron sin colchón”, señaló. El Ministerio de Salud había requerido que la capacidad sea de hasta 200 kilos, pero las entregadas no cumplían tampoco con ese requisito.

Importaron de más

Numerosas dudas surgieron desde el día en el que llegó el cargamento con insumos provenientes de China el pasado 18 de abril.

Por ejemplo, Imedic importó un total de 300 camas hospitalarias, aunque fue adjudicada para proveer apenas 50 al Ministerio de Salud Pública. Aun así, todo el cargamento llegó en cajas con logos y rótulos oficiales.

La diputada Celeste Amarilla (PLRA) había denunciado poco después de la llegada del avión carguero que el mismo había sido utilizado para traer también electrónicos sin documentos y que por eso se había declarado un cargamento de apenas 46 toneladas, cuando el mismo podía transportar más de 100 toneladas.

Piden cárcel para los responsables

La diputada Kattya González (PEN) afirmó que los involucrados en el negociado de insumos hospitalarios procedentes de China no solo deben pagar con la cancelación de la adjudicación directa sino con la cárcel. Afirmó que la provisión directa de G. 14.000 millones es criminal.

Asimismo, el diputado Sebastián García (PPQ) pidió perdón a la ciudadanía por la claque de delincuentes que vino a robar en plena pandemia. Indicó que los responsables van a salir a la luz y van a cargar con esa responsabilidad de haber hecho negocio y enriquecido. “Vamos a seguir siendo payasos y figuretis. Quiero pedirles perdón porque los responsables no lo van a hacer”, agregó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.