Cartes destituye al embajador en Líbano

El embajador paraguayo en el Líbano, Hassan Khalil Dia, fue destituido del cargo el pasado 28 de diciembre, según el Decreto Nº 6610, divulgado recién ayer en la web de la Presidencial. En el documento firmado por el presidente Horacio Cartes no se dan las gracias al diplomático, lo que en el ámbito protocolar implica que la destitución no fue en buenos términos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UTGCMFKENVFPDBTCMKIDWMYV7Q.jpg

Ley a medida

Khalil llegó a ser embajador paraguayo en el 2010, durante el gobierno de Fernando Lugo, mediante un pacto entre el Unace, los luguistas y los opositores, en ese entonces los colorados. Dicho pacto permitió, además, que en el Senado se modifique un artículo de la Ley 4053/10 del Servicio Diplomático y Consular, para que extranjeros, naturalizados como paraguayos puedan ser diplomáticos, pues la norma entonces solo permitía a los nacidos paraguayos ocupar dicho cargo.

Los amigos

PUBLICIDAD

Khalil es un empresario de la Triple Frontera que se destacó por tener amigos influyentes en el Paraguay. Llegó a la embajada de la mano de Lino Oviedo. Posteriormente, durante el gobierno de Federico Franco (2012-2013), se mostró muy afín al mandatario y al entonces ministro de Obras Públicas, el hoy imputado Salyn Buzarquis (PLRA). Khalil consiguió continuar en el cargo durante el gobierno del presidente Horacio Cartes. En el 2015, Hassan invitó al presidente de la Cámara de Diputados, Hugo Velázquez (ANR), a un viaje al Líbano, donde se tomaron fotografías a bordo de un lujoso yate, junto con otras personas. Un año después, se supo que uno de los que aparecían en la imagen era el empresario Walid Amine Sweid, señalado por EE.UU. como financista de Hizbulah.

Amine es una de las personas implicadas en un sistema de lavado de US$ 1.200 millones, que en parte se había realizado a través de varios bancos paraguayos de plaza.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD