El narcotráfico asesina al periodista Pablo Medina

El periodista de ABC Color Pablo Medina Velázquez, de 53 años, fue asesinado a tiros ayer de tarde en una emboscada en un camino rural del distrito de Villa Ygatimí, departamento de Canindeyú, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Curuguaty, donde nuestro compañero era corresponsal hace 16 años. Los principales sospechosos de haber ordenado el atentado son Avilio Manuel Espíndola Isasi, alias Baby, un supuesto “capanga” del jefe narco preso en el Brasil Líder Cabral Arias; y el intendente de Ypehû, Vilmar “Neneco” Acosta (ANR), quien tenía serias diferencias con el comunicador.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/URUTZARP7ZH6FI5JL5VBPKCBRE.jpg

CURUGUATY, Canindeyú (Iván Leguizamón y Fernando Romero, enviados especiales). El crimen, que conmocionó a todo el país, fue perpetrado por dos sicarios que emplearon una pistola calibre 9 mm y una escopeta calibre 12. En el atentado también fue ultimada Antonia Maribel Almada Chamorro (19), asistente de Medina. Resultó ilesa la hermana de esta, Juana Ruth Almada Chamorro (30).

El cobarde homicidio se produjo ayer alrededor de las 14:20 en un camino rural en la zona de la comunidad indígena de Itanaramí de la colonia Marchetti, a ocho kilómetros del centro urbano de Villa Ygatimí.

Nuestro corresponsal Pablo Medina salió de su casa en Curuguaty a las 08:05 de ayer, cuando reportó a su jefa inmediata que se dirigía a efectuar coberturas, primero a la colonia Ko’ê Porã de Villa Ygatimí; luego, a Ára Vera y, finalmente, a Crescencio González, en Ypehû.

PUBLICIDAD

El periodista de ABC Color, de hecho, completó el recorrido que había anunciado –que sería su última cobertura– a bordo de una camioneta Mitsubishi L-200, doble cabina del diario.

Al lado de Medina, se encontraban su secretaria, la estudiante de Análisis de Sistemas Antonia Maribel Almada Chamorro (19), y la hermana de esta, Juana Ruth Almada Chamorro (30), quien viajaba en el asiento trasero del rodado.

Ya de regreso a Curuguaty, el vehículo del comunicador fue emboscado por dos hombres vestidos de parapara’i, quienes aparecieron desde un monte. Ambos matones habrían sido dejados en el sitio por un automóvil que habría seguido la camioneta de Pablo Medina incluso desde Curuguaty.

Los criminales, tras hacer que Medina detuviera la marcha de su vehículo, incluso le preguntaron si se trataba del corresponsal de ABC, y después de asegurarse de su identidad, uno de ellos extrajo una pistola calibre 9 mm. Ante esta situación, Medina intentó reaccionar y suplicó que no lo mataran, pero el pistolero le disparó al menos cuatro tiros. Cuando el periodista cayó recostado sobre su volante, lo remataron con un tiro de escopeta en la cabeza. Su secretaria acusó dos balazos y murió más tarde, en tanto que la hermana de esta salió ilesa porque los matones aparentemente no la vieron.

Esta madrugada, la Policía apuntaba la investigación en principio hacia Avilio Manuel Espíndola Isasi, alias “Baby”, de 31 años, un corredor de motocross en cuya vivienda en Curuguaty se encontraron tres toneladas de “macoña” prensada ocultas en una fosa. “Baby”, quien sería de la organización de Líder Cabral, se encuentra prófugo y habría amenazado de muerte a Medina a raíz de que este publicó su nombre y los detalles de ese procedimiento.

Tampoco se descarta al intendente de Ypehû, Vilmar “Neneco” Acosta, quien fue “salpicado” en hechos de tráfico de droga en la frontera, cuestiones que Medina había publicado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD