Falleció el capitán de Caballería Fernando Silva

El capitán de reserva de Caballería Fernando Alberto Silva Martin falleció ayer en Asunción a los 103 años. Nacido en Caapucú, Paraguarí, el 3 de abril de 1910, recibió ascensos en el campo de batalla por su destacada actuación en la Guerra del Chaco. Su sepelio será hoy, a las 10:00, en la Recoleta.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GEXOHRCZMZC3HEAOGJDEIOW7IQ.jpg

El comandante, como le dicen los reservistas, inició ayer su rutina diaria con un buen desayuno en su casa, pero alrededor a la mediamañana tuvo una crisis de una enfermedad que ya lo atacó fuertemente dos meses atrás y no pudo resistir, según explicó ayer Teresa, la hija que vivió con él en los últimos cuatro años.

En 1928, ante la posibilidad de un conflicto armado en el Chaco, ingresó a la Escuela de Aspirantes a Oficiales de Reserva, y se trasladó a Nanawa. Se recibió de teniente 2º de reserva de Caballería en el Regimiento “Valois Rivarola”, con asiento en Paraguarí. Disipado el peligro, estudio Medicina, pero el inicio de la guerra chaqueña le obligó a abandonar sus estudios e ingresar al Ejército en Campaña, como oficial de Caballería. También se alistaron cuatro de sus hermanos, que pelearon desde 1932 hasta la finalización de la guerra. Participó de numerosas acciones bélicas desde el inicio mismo del conflicto hasta el final de la contienda, en las estribaciones andinas. Peleó, entre otros lugares, en Boquerón, Toledo, Platanillo, Campo Vía, Pozo Favorito y Mandyyupecuá.

Al final de la guerra, comandó brevemente el RC 1 “Valois Rivarola”, por ausencia de su titular, y estuvo al frente del escuadrón de la unidad en el Desfile de la Victoria, en agosto de 1935.

Se casó con María Emma Careaga Rojas, fallecida en el 2006, con quien fue a vivir a una estancia en Santa Rosa, Misiones, y donde nacieron sus cinco hijos (Angelina Carmen, Fernando Alberto, Federico Andrés, Teresa y María Emma), recuerda Teresa. La hija relata que su preocupación por el Chaco lo llevó a comprar unas tierras con su amigo Adolfo Brusquetti, con la intención de poblar la región, pero luego las vendió al perder a su hijo Fernando Alberto.

PUBLICIDAD

Recibió las condecoraciones: Medalla de Boquerón, Cruz del Chaco y Cruz del Defensor, entre las nacionales, y la Medalla de Gran Maestro de la Orden de Simón Bolívar, en el grado de comendador, la mayor distinción que concede Bolivia a sus dignos adversarios.

Se lo vela en el Memorial, en Mcal. López 553 esq. Dr. Caballero, y su sepelio será hoy, a las 10:00, en el cementerio de la Recoleta, portón N° 6.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD