Fiscalía descartó herramienta valiosa que sirvió para concluir sonados casos

El Ministerio Público descartó la herramienta valiosa de cruce de llamadas que sirvió para concluir sonados casos como el asesinato de Pablo Medina y los secuestros y homicidios de Amín Riquelme y Cecilia Cubas, entre otros. La fiscala Raquel Fernández, con su postura, deja en la nebulosa quién dio la orden de ataque a la sede del PLRA donde murió el dirigente Rodrigo Quintana, y los únicos beneficiados son Horacio Cartes y su entorno.

Con la excusa de que no se va a saber el contenido de las conversaciones, Fernández descartó solicitar a telefonías celulares extractos de 21 aparatos utilizados por Cartes, los senadores colorados Juan Darío Monges y Lilian Samaniego, además del exministro del Interior Tadeo Rojas; del actual ministro, Lorenzo Lezcano; y de los allegados al presidente, el empresario tabacalero José Ortiz, el abogado de Yacyretá Luis Canillas y Arnaldo Franco, secretario privado de la Presidencia.

Todas estas personas se comunicaron con el excomandante de la Policía Nacional, Crio. Críspulo Sotelo, antes, durante y posterior al ataque a la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), entre el 31 de marzo y 1 de abril.

La familia de Rodrigo Quintana pidió extender la pesquisa a posibles instigadores o cómplices del homicidio, lo que no prosperó porque hasta ahora solo está imputado y preso como autor el suboficial segundo Gustavo Florentín.

PUBLICIDAD

De hecho, este uniformado declaró en Fiscalía que se le ofreció dinero y casa para que asuma solo el crimen, algo que no aceptó. Además, precisó que el Crio. Amado Cantero dio la orden de ingreso al PLRA en la madrugada del 1 de abril, tras recibir instrucciones en su celular.

Pese a estos indicios, la fiscala Raquel Fernández no consideró importante seguir la pista de los registros telefónicos de las personas ajenas al orden policial, que tuvieron insistentes conversaciones con Sotelo.

Su excusa fue que no se va a saber de qué se trataron las conversaciones, pero su posición es un insulto a los numerosos procesos que se esclarecieron con esta herramienta, entre ellos los del homicidio de Pablo Medina, los secuestros y asesinatos de Amín Riquelme y Cecilia Cubas, los exhortos del Brasil contra Jarvis Chimenes, y la banda de estafadores de Gregorio “Papo” Morales, que cayó enteramente gracias a esa prueba técnica, que no admite confrontación porque es concreta y casi imposible de desvirtuar (ver infografía).

Las compañías de telefonías guardan solo seis meses los registros de llamadas y hoy se cumple el plazo, por lo que el valioso elemento podría perderse a partir de mañana, para provecho de Cartes y su entorno.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD