Fiscalía y Policía “enfrían” búsqueda de los asesinos de Pablo Medina

La búsqueda de los autores del alevoso asesinato del periodista Pablo Medina Velázquez (53) y su acompañante Antonia Almada (19) se va “enfriando” por “descoordinación” entre los investigadores, según fuentes.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CKXAS2CFGFERFAO6ZN4VHUAW7M.jpg

Dicen no tener pistas del paradero de los criminales y se teme que ya hayan salido del país.

Tras 22 días del crimen del periodista Pablo Medina y su acompañante Antonia Maribel Almada, los investigadores dicen no tener pistas seguras sobre el posible paradero de los asesinos. Según confirmó la fiscalía, los autores materiales del crimen son los sicarios Wilson Acosta Marques y Flavio Acosta Riveros, que actuaron bajo mandato del intendente de Ypejhú, el colorado Vilmar Acosta Marques, imputado como autor moral del asesinato.

La diputada Cristina Villalba (ANR) es sindicada como madrina de Vilmar Acosta y su “clan”. Según fuentes, el intendente de La Paloma del Espíritu Santo, Carlos “Cabrito” Villalba, hermano de la legisladora, sería otro fuerte protector de la banda dirigida por el jefe comunal colorado, que actualmente se encuentra prófugo y soporta orden de captura internacional.

Se rumorea que gobernador colorado de Canindeyú, Alfonso Noria, así como otros poderosos narcopolíticos, también serían protectores de los Acosta y su banda.

La falta de resultados de los allanamientos realizados y la descoordinación entre policías y fiscales están debilitando las tareas de búsqueda de los criminales, según fuentes. Algunos uniformados se mostraron molestos por la “apresurada” realización de las intervenciones por la fiscalía y adjudican a los “apuros” la falta de resultados.

El fiscal interino de Curuguaty, Lorenzo Lezcano, se limitó a decir a los periodistas que no pueden desechar las informaciones que se les provee de diferentes fuentes, pero ninguna conducen a encontrar por lo menos rastros del sitio donde podrían haberse refugiado los criminales.

Se teme que los autores del doble crimen hayan huido del país, principalmente el intendente Vilmar Acosta Marques. Además, en la zona baja de Canindeyú, Ypehû, Itanarã, Villa Ygatimí y Curuguaty, volvió la “calma” para que los narcotraficantes puedan hacer circular sin inconvenientes su mercancía hacia el lado brasileño, según nuestras fuentes.

A pesar de que los altos jefes policiales habían asegurado que se enviaron a la zona los “mejores hombres” para el esclarecimiento del asesinato de nuestro corresponsal Pablo Medina Velázquez y Antonia Almada, las pesquisas están paralizadas. Además, son reacios a hacer participar a los periodistas de los operativos.

Los encargados de la investigación son los mismos uniformados destacados en la zona cuando aún vivía Pablo Medina y permitieron que el narcotráfico sea imparable. Los efectivos policiales comisionados desde Asunción supuestamente ya abandonaron la zona, como el caso del personal a cargo del comisario Gilberto Fleitas.

Pablo Medina Velázquez fue emboscado en un camino vecinal en una zona despoblada de la colonia, Itanarãmí del distrito de Villa Ygatimí. Los sicarios Wilson Acosta y Flavio Acosta Riveros dispararon a sangre fría con escopeta y pistola contra la humanidad del corresponsal de nuestro diario y la joven Antonia Almada.

Una fuente de la fiscalía de Curuguaty aseguró que casi la totalidad del “clan” Acosta huyó hacia otro territorio, aprovechando la “gentileza” y privilegio del Ministerio Público y la Policía Nacional, que a todas luces operan según “órdenes superiores”. Otorgaron suficiente tiempo a los hermanos Acosta para que puedan escapar con ayuda de poderosos narcos de la frontera seca de Paraguay, que manejan el crimen organizado entre nuestro país y el Brasil.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD