González D. divide a colorados

A pesar de las diferentes voces y presiones de colorados de distintos sectores, el exsenador y actual miembro titular de la Junta de Gobierno, Óscar González Daher, sigue firme en la Lista 1 para el Senado en el lugar número cinco.

González Daher, imputado y expulsado del Senado por tráfico de influencias en la Justicia que se conoció mediante la filtración de audios divulgados por ABC Cardinal 730 AM.

Convencionales presentaron el lunes pasado ante la Junta de Gobierno de ANR una nota dirigida al presidente de ese partido, diputado Pedro Alliana, para pedirle que convoque a una convención extraordinaria para tratar la cesantía en el cargo partidario del exsenador Óscar González Daher, actual miembro titular de la Junta y solicitar su renuncia al rekutú en el Senado.

Sin embargo, Alliana, en varias oportunidades, mencionó que ni los plazos ni los recursos dan para convocar a una convención extraordinaria en este momento. Agregó que tampoco tratarían en la Junta de Gobierno la eventual sanción al exsenador González Daher, imputado por la Fiscalía por asociación criminal y cohecho pasivo agravado (coima). El Tribunal de Conducta tampoco tiene previsto analizar el caso del exlegislador, argumentando que el estatuto partidario no les da esa potestad. El presidente del órgano juzgador de la ANR, Gustavo Cazal, señaló que solo la convención tiene esa atribución.

También colorados de Luque entregaron una nota en la ANR pidiendo la expulsión del partido del imputado exsenador cartista, por ser considerado un “espantavotos”.

Según Alliana, el futuro de González Daher en la lista de candidatos depende del presidente Horacio Cartes y de que por iniciativa propia el imputado presente su renuncia. A finales de diciembre González Daher dijo estar fuerte y que no lo van a “doblar”.

“Llamada” de Cartes

El senador colorado disidente Juan Carlos Galaverna reveló la semana pasada que el presidente Horacio Cartes pidió al exlegislador oficialista Óscar González Daher su renuncia a la candidatura a la Cámara Alta. 

Calé dijo, sin embargo, que es improbable la dimisión de su excolega porque “es un gran caradura”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD