Hábil para quedar bien parado

Víctor Galeano Perrone tiene una gran capacidad para quedar bien parado con el poder de turno. Era asesor del expresidente Horacio Cartes y socio comercial del hoy vicepresidente de la República, Hugo Velázquez.

Durante los cinco años que duró el gobierno de Horacio Cartes, Víctor Galeano Perrone fue conocido como el “monje negro”. Era cercano y afín al expresidente de la República, con el que lo une una amistad de la que se jactaba cada vez que podía. Formó parte de la disputa interna entre gerentes y políticos por ver quién tenía más influencia sobre el mandatario. 

Víctor Manuel Galeano Perrone es abogado y ya en 1998 fue miembro del Consejo de Yacyretá. Tiene actualmente negocios en conjunto con Lino César Oviedo Marín, hijo del difunto caudillo del Partido Unace, en una constitución de sociedad con capital de G. 1.500.000.000. El negocio se llama El Legendario y tiene un tercer socio, de nombre Hugo Adalberto Velázquez Moreno, hoy vicepresidente de la República y durante mucho tiempo hombre de confianza de Cartes.

Esta empresa tiene a su nombre un lujoso stud en los alrededores del Jockey Club de Asunción en cuyas instalaciones descansan costosos caballos de carrera que cuentan hasta con aire acondicionado y balones de oxígeno propios.

PUBLICIDAD

La figura pública política cobró relevancia ya durante el wasmosismo, pero con protagonismo en el entorno de Lino Oviedo Silva. Se fortaleció cuando juró como senador en 1998. Fue uno de los más relevantes dirigentes de Unace.

Sin embargo, el magnicidio de 1999 lo convirtió en sospechoso de ser supuesto ideólogo del asesinato de Luis María Argaña, por lo cual se asiló en Uruguay. Tras casi ocho años de estar prófugo de la justicia (según él 4 años en Uruguay y otros 4 en Paraguay), fue bajo el gobierno de Lugo y con su hermano Horacio como ministro de Educación cuando se presentó en setiembre de 2008 en Tribunales acompañado por el abogado Hermes Rafael Saguier.

Apareció como abogado de hombres de confianza de Cartes cuando las cosas apremiaban en estrados judiciales. Ejerció la defensa del excomandante de las Fuerzas Militares, Gral. Luis Gonzaga Garcete y del senador cartista Víctor Alcides Bogado González en 2016, solo para dilatar la elevación a juicio oral de la causa contra este último.

Cuando defendió a Gonzaga Garcete, lo hizo en conjunto con Mario Elizeche Baudo, el mismo abogado que hoy representa al ex fiscal general Javier Díaz Verón, imputado por supuesto lavado de dinero.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD