Hasta destituidos por irregularidades, beneficiados con aumentos digitados

Funcionarios sumariados, sancionados y hasta destituidos por haber participado en graves irregularidades figuran entre los beneficiados con los millonarios aumentos salariales en la Dinapi. Algunos llegaron a triplicar sus remuneraciones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/C5KHD3T7ZVCWRF7GRTPRTQWI7Q.jpg

Los funcionarios de la Dirección Nacional de Propiedad Intelectual (Dinapi) encabezan la lista de quienes recibieron los aumentos salariales más altos digitados por el Congreso. Algunos llegaron incluso a triplicar sus ingresos en menos de un año, de acuerdo con cruces realizados con varias bases de datos provistas por diversas fuentes a ABC Color.

Además de los millonarios montos que recibieron los funcionarios, documentos de la propia Dinapi revelan que varios de los beneficiarios con las jugosas subas fueron sumariados, sancionados y hasta destituidos de sus cargos por incurrir en groseras irregularidades.

Destituido... para después ser premiado

PUBLICIDAD

Uno de esos casos llamativos dentro de la Dinapi es el de Daniel Alfredo Pecci Martínez. Según datos de la Secretaría de la Función Pública, este funcionario, de percibir G. 4.934.300 en mayo de 2018, a ganar un total de G. 19.248.150 en mayo último. Su sueldo se incrementó casi G. 15 millones.

Pero Pecci Martínez no es conocido precisamente por su eficiencia en la Dinapi. De hecho, en junio del año pasado fue sancionado por faltas graves luego de un sumario. El funcionario decidió unilateralmente no presentarse a su lugar de trabajo durante varios meses. Por este motivo la jueza instructora del sumario dictaminó su destitución con inhabilitación para ocupar cargos públicos, según establece la Ley de la Función Pública.

Pecci fue restituido en el cargo gracias a que la actual administración de la Dinapi, encabezada por Joel Talavera, desistió del proceso ante el Tribunal de Cuentas.

En cuatro meses de labores, Pecci cobró apenas 25 tasas, es decir, un promedio de apenas cuatro por mes.

Sindicalista... de un sindicato que no existía

Otro caso muy llamativo es el de Ercilia Martínez, quien pasó de G. 4.734.800 en 2018 a de percibir un total de G. 18.483.400.

Según documentos, Martínez también fue destituida luego de un sumario instruido por ausentarse de su lugar de trabajo. Como justificativo para dejar de asistir y seguir cobrando el sueldo que paga la ciudadanía, esta funcionaria decía ser representante sindical. Sin embargo, el sindicato no contaba siquiera con reconocimiento legal por el Ministerio de Trabajo.

La familia de esta funcionaria es cercana políticamente al vicepresidente de la República, Hugo Velázquez.

Sumariada por favorecer a amigos

Otra que recibió un jugoso aumento fue Mirta Ramona Amarilla de Moreno, quien pasó de percibir un sueldo de G. 5.336.100 a ganar G. 9.100.000 mensuales.

Datos y documentos que constan en fuentes públicas de información revelan que ella fue sumariada por haber otorgado marcas sin el pago correspondiente de tasas y favoreciendo a estudios jurídicos amigos, entre ellos, uno en el que trabajaba su hijo como gestor.

Sin grado académico

También aparecen beneficiados con los aumentos varios funcionarios que no poseen grado académico, pero bajo la excusa de la unificación de la matriz salarial están percibiendo haberes que incluyen bonificaciones en ese sentido. Es el caso de la sindicalista Mary Basaldúa y de los funcionarios César Cano, Jorge Ignacio Pineda de la Cueva y Avelina Argaña.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD