Jara Larrea tenía G. 48 millones de rescate pagado por ganadero

El cabecilla de la Agrupación Campesina Armada (ACA), Albino Ramón Jara Larrea (23), alias Milciades León, abatido el martes de noche por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), tenía en su poder G. 48.600.000 en efectivo.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1985

Cargando...

El dinero formaría parte de los G. 1.000 millones pagados por el rescate del ganadero Hernán Silva Smith, secuestrado el año pasado en Yby Yaú.

En una conferencia de prensa desarrollada ayer en la sede de la Fiscalía en la ciudad de Concepción, el comandante de la FTC, general de brigada Ramón Benítez; el director de la Segunda Zona Policial, comisario general inspector Pedro Leguizamón, y el fiscal antisecuestro local, Joel Cazal, exhibieron las evidencias recuperadas del poder de los dos criminales abatidos, Albino Ramón Jara Larrea y Liz Rocío Moraes.

Las autoridades enseñaron el fusil AK-47 y las decenas de municiones que portaba Jara Larrea, así como la pistola calibre 40 y los proyectiles que tenía la joven pedrojuanina, quien se había unido a la gavilla solo seis días antes de su muerte.

Entre las evidencias figuran también nada menos que G. 48.600.000, que el delincuente tenía escondidos en los bolsillos de su chaleco táctico.

Aparentemente, la millonaria suma recuperada corresponde al rescate pagado por el ganadero Hernán Silva Smith, quien fue secuestrado por 24 horas el 25 de junio del año pasado.

El hacendado fue capturado en su establecimiento de Yby Yaú y permaneció retenido en la zona de los cerros de la ciudad, hasta que su familia pagó G. 1.000 millones.

Este secuestro exprés no fue denunciado formalmente por el afectado, aunque fuentes extraoficiales habían confirmado que, efectivamente, hubo tal ilícito.

De este modo, la FTC ya pudo recuperar G. 168 millones del total del dinero pagado por la liberación de Silva Smith, ya que el 19 de setiembre pasado fueron rescatados otros G. 120 millones, después del ataque aéreo al campamento de los delincuentes en la localidad de Arroyito, al otro lado de la Ruta V, donde murieron tres de los criminales.

Dos días después, había sido abatido otro maleante del mismo grupo, también en la zona de Arroyito.

El operativo que derivó en la muerte de Jara Larrea y de Moraes se llevó a cabo después de que el servicio de Inteligencia de la FTC detectara los movimientos de los criminales e identificara una de las posibles rutas de escape de la columna.

Fue así como un grupo de tiradores de la FTC esperó a los miembros de la ACA, con quienes se enfrentaron a las 21:30 del martes.

Además de los dos abatidos, también habría estado en el grupo el otro líder de la facción criminal, Alfredo Jara Larrea (24), hermano de Albino, junto con sus demás cómplices Alicio Florenciano Vega (24), Rudy Ruiz Sosa (31) y Mariano López Fernández (20).

Todos estos criminales ya habían sido identificados previamente mediante las fotografías y videos encontrados tras los sucesivos operativos en contra de la banda armada.

Ayer de tarde, el viceministro de Seguridad Interna, Javier Ibarra, y el comandante de la Policía, Francisco Alvarenga, también se desplazaron hasta el teatro de operaciones para expresar su respaldo a los agentes.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...