Narcos mantienen el aeropuerto de PJC

PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, de nuestra redacción regional). Que el aeropuerto internacional “Prof. Dr. P.A.C. Augusto Roberto Fúster”, de Pedro Juan Caballero, estuvo casi siempre a disposición del tráfico de drogas en esta parte del país, siempre fue un secreto a voces.

Poderosos narcotraficantes de frontera, incluso, fueron habitualmente los más beneficiados por la operatividad del aeropuerto, en detrimento de la población civil, que paga los salarios de los siete funcionarios.

La pista de 1.800 metros se halla ubicada estratégicamente, a 10 kilómetros del centro urbano de esta ciudad y a dos kilómetros de la Ruta V “Gral. Bernardino Caballero”, pero presuntamente es utilizada solamente para el tráfico de drogas y el contrabando de todo tipo de mercaderías, con la complicidad de los funcionarios.

El aeropuerto de Pedro Juan Caballero fue construido durante la presidencia de Juan Carlos Wasmosy (1993-1998) y es uno de los pocos aeródromos que se mantienen en buenas condiciones, aunque existen denuncias de que los propios traficantes estarían colaborando para el mantenimiento de la estación aérea.

PUBLICIDAD

Aunque el aeropuerto no recibe vuelos comerciales desde hace años, cada mes se registran cientos de vuelos de aviones de pequeño porte de propietarios particulares, conforme a los responsables de la terminal.

El aeropuerto le cuesta al Estado G. 29.925.235 mensuales, solo en sueldos de los seis funcionarios y del administrador Miguel Ángel Troche, quien gana G. 7.024.500.

Despegaron y cayeron con drogas

En el 2009, una avioneta con prefijo brasileña PT-IEA levantó vuelo desde el aeropuerto pedrojuanino a las 06:10 del 28 de mayo, al mando del piloto Ramón Daniel Franco Fleitas, y según las documentaciones tenía como destino la estancia “San Ramón”, ubicada en el Chaco paraguayo.

Pero la nave tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en la pista de una estancia, en las inmediaciones de la ciudad de Sales Oliveira, estado brasileño de São Paulo, donde los policías locales encontraron 177 kilos de crack y siete kilos de cocaína.

Los tripulantes del avión fueron rescatados por una camioneta que llegó al lugar del accidente.

La máquina, un Cessna con número de serie 210-59617, pertenecía al brasileño Sergio Antonio Orlando y tenía un permiso de permanencia por 90 días emitido por la propia Dinac.

En otro caso, registrado el pasado 15 de noviembre del 2014, agentes de la Senad intervinieron una pista clandestina en la localidad de Carapa’i, distrito de Capitán Bado, donde un avión Cessna con matrícula ZP-BBU que venía de Bolivia descargó unos 530 kilos de cocaína.

El piloto de aquel vuelo, Ramón Donato Mendoza, hasta ahora prófugo, en medio de un tiroteo levantó nuevamente vuelo y se dirigió directamente al aeropuerto de Pedro Juan Caballero, donde abandonó la máquina.

El senado liberal Robert Acevedo había denunciado el año pasado, entre otras cosas, que mensualmente se descargaban 40.000 kilos de cocaína en el aeropuerto.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD