Sistema policial no es inviolable, dicen

Una fuente a la que pudo acceder este diario y con conocimiento de la tecnología utilizada por la Policía Nacional, aseguró que el sistema que se encarga de grabar todas las comunicaciones globales de la institución encargada de la seguridad interna, incluidas las realizadas al 911, pueden ser borradas o extraídas, por lo que no se puede decir que sea inviolable como aseguraron ayer, desde dicha institución en una rueda de prensa.

La clave del sistema está en que quedan registros de la manipulación de los archivos, y por ende, es posible saber quién ingresó al sistema para borrar los 131 audios que se dieron entre las 00:21 y las 00:57, tiempo durante el cual se registró el atropello a la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y el asesinato de Rodrigo Quintana dentro de la institución partidaria, ya en la madrugada del 1 de abril. 

En la víspera, desde la Comandancia de la Policía aseguraron que los archivos encriptados de la comunicación policial guardan un estándar de seguridad internacional, imposible de ser adulterado en ninguna forma en su servidor.

“Los archivos de la comunicación policial tienen un nivel de seguridad con altos estándares internacionales imposibles de ser adulterados, en ninguna forma sus servidores, archivos estos que están repartidos en cinco lugares del país y además está certificado por un software con certificación internacional de Canadá”, expresaron.

En este punto, la fuente aseguró que la FDM Software, que es el programa utilizado en la policía para grabar todas las comunicaciones, no otorga certificación alguna con respecto a las garantías de inviolabilidad de la información.

La firma fabricante del software FDM es de origen canadiense donde se encuentra su sede central y que tiene en Paraguay como representante al Consorcio de Tecnología Seguridad y Vigilancia del Paraguay (TSV).

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.