Camaleónica Valobra

Rock, metal, pop, jazz, blues, soul, latin, folclore. En el océano de géneros musicales no hay rincón por el que Andrea Valobra no haya buceado desde que se adueñó de los escenarios.

por siempre
Mamá por siempreARCENIO ACUÑA

Sus quince años de trayectoria la encuentran este 2020 en la plenitud de su veta compositiva y de su vida familiar. Pero esta celebración también se ve atravesada por una pandemia mundial, que busca sobrellevar con optimismo y esperanza. En esta nota, la artista hace un recorrido desde sus años adolescentes, cuando con timidez se presentó al casting del programa de talentos Rojo Fama Contrafama, hasta la actualidad, cuando ya cuenta con dos discos con temas propios y un sinfín de colaboraciones con colegas nacionales.

Introvertida y con un círculo de familia y amigos reducido, pero valioso, donde ella se sentía contenta. Así fue la niñez y adolescencia de esta cantante que logró trazar un recorrido propio. Pero “Rojo” no llegó a ella por su deseo. La complicidad de su hermana y unas amigas hicieron que vaya al casting casi sin saberlo, cuando tenía solo 17 años. Al llegar se dio cuenta de que la competencia en televisión era un mundo al que quizás no pertenecía, pero decidió jugar en dicha liga. No obstante, Valobra admite que ese transitar le insufló mucha presión. “Yo no sabía manejar ese tipo de situaciones, pero después me fui amoldando porque me di cuenta de que sí era eso lo que quería hacer”, pensó sobre el hecho de cantar frente a cientos de personas.

Si bien no ganó el primer puesto en las dos veces que compitió, para ella hoy significa “lo mejor” que le pudo haber pasado. “Al salir del Gran Rojo (la segunda final que compitió) se cerraba como un ciclo”, aceptó. Luego creyó por un tiempo que podría “retomar una vida normal”, pero siempre estaba “la necesidad imperiosa” de cantar. Primero vino el teatro, un musical para niños donde fue convocada por José Luis Ardissone, y luego por Alcides Riveros para ser la frontwoman de The Classic’s. Desde ahí Andrea no paró.

Alianza entre amor y música

Para Andrea, su dupla de vida y gran aliado, en todo sentido, es su marido Diego Arriola, quien también funge de mánager. “No te podés morir cantando El guardaespaldas nomás”, era una frase que él, quien confiaba en su talento y potencial, le decía. Y es que el emblemático tema interpretado por Whitney Houston para la película homónima se convirtió en una interpretación que Valobra hizo suya por mucho tiempo. Pero Andrea también quería crear.

En el año 2016 llegó su primer disco llamado Trece, con temas propios en español e inglés, y en medio de eso la maternidad. Con el nacimiento de Noah Constantino, quien hoy tiene ya 5 años, para ella hubo un antes y un después.

Tras ese paréntesis que también le significó dedicarse a la maternidad en los primeros años, le llegó otra propuesta que le hizo volver a confiar en una capacidad de crear que sintió por un tiempo no era lo suyo. La actriz paraguaya Maia Nikiphoroff le pide que componga el tema para su película “Pecado original”. “Volví a pensar que no era lo mío”, admite nuevamente Andrea, pero el resultado final y la reacción de toda la producción fueron “tan positivos” que sintió que lo logró. “Desbloqueé un nuevo nivel y luego se vino Hybrida”, comenta sobre su segundo álbum que lanzó en 2018, donde exploró estilos nuevos.

Así ella se puso al hombro un nuevo desafío: llegarle a la gente con sus propios temas. “Sé que no soy masiva con mis canciones, entonces tengo que encontrar mi fortaleza, me tengo que adueñar de ellas, creérmelas”, manifiesta muy crítica con su propio trabajo. Y parte de eso, para ella es buscar siempre un lado distinto: “mutar es importante” para todo artista. “Aburre muchísimo mantenerse en un solo camino”, subraya, además de observar que a esta altura ya no podría venderse artísticamente.

Independiente en una industria creciente

“Nadie me abrió paso y me puso la alfombra roja”, sostiene acerca de cómo ella fue construyendo su propio camino dentro de una industria musical en construcción. Asegura que sigue siendo difícil ese transitar, pero no le debe nada a nadie. “Tengo la potestad de elegir lo que quiero hacer, y a la gente de este país no le gusta escuchar o ver que una mina tome las riendas. Por suerte ahora somos muchas y la escena está minada de mujeres”.

“Mi mayor carta de presentación es mi trabajo. Y eso también aprendí, si vos no te movés, hay gente que te va a pasar por encima si te quedás esperando a que ocurra un milagro”, sentencia en cuanto al esfuerzo para llegar al lugar en el que está.

Aniversario en cuarentena

Para este festejo Andrea tenía grandes planes, un show especial invitando a todos los que estuvieron con ella en este camino, pero la cuarentena para prevenir la propagación del coronavirus frustró todo evento. De igual forma ella evalúa como algo positivo que está atravesando esta situación de buena manera en términos emocionales.

Recientemente lanzó un nuevo tema propio llamado Resistiendo, en colaboración con Jaime Zacher. El tema, que fue concebido en 2018, sin embargo parece encontrar un momento apropiado en estos tiempos. “Escucho la canción, repaso la letra y digo: esta es la canción para todo lo que estamos pasando, y un poco por lo que yo pasé, porque cuando escribí hice esa retroalimentación de todo lo que venía pasando como artista en los últimos años”, plantea.

Plena satisfacción

Quince años de carrera, discos y una familia formada. Andrea se siente “genial” y “fabulosa” haciendo esa mirada hacia atrás. “Me siento muy contenta con la persona que soy”, puntualiza al recordar que si bien no siempre tomó las decisiones correctas, las buenas elecciones le hicieron lograr todo lo que conquistó.

“Ahora siempre hay algo nuevo que quiero hacer, decir, intentar. Aunque el miedo siempre esté, el día que deje de tenerlo es cuando no voy a hacer las cosas, porque el miedo te genera respeto por lo que estás haciendo. Tengo miedo todavía de hacer muchas cosas, pero igual voy a hacer”, sostiene. En dicho sentido contó que siempre quiso realizar una gira por el país con sus temas propios, y también sueña con salir al exterior.

Ahora aprovecha el tiempo para componer, lo cual es algo “liberador” y “revelador” para ella. Al respecto, reflexiona que tal vez algunas personas no dimensionan el poder del arte, “porque es intangible”: “Hay como un entumecimiento de algunas personas por eso que lo siguen considerando al arte como cosa de vagos, un hobbie, o como que no es necesario. Ojalá que esta situación ayude a que esas mentes que todavía creen que somos artículo decorativo o mero entretenimiento se den cuenta de que somos más que eso”.

victoria.martinez@abc.com.py

Fotos: ABC Color/Arcenio Acuña. Producción: Alba Acosta