“El baúl de los recuerdos” de un vecindario

Con la idea de recolectar todo tipo de memorias y vivencias –tanto en audio como en imagen– de los habitantes de la zona de la Parroquia de San José y el Parque Caballero, nace “El baúl de los recuerdos”, un interesante viaje en el tiempo.

Piscina olímpica del Parque Caballero.
Piscina olímpica del Parque Caballero.gentileza

Los recuerdos son fundamentales para la identidad barrial y la identificación con el espacio público. Con esa intención el proyecto toma forma promoviendo el cuidado y disfrute del vecindario como parte esencial de la ciudad.

“La Búsqueda del tesoro y El baúl de los recuerdos son partes de las propuestas de Callecultura 2021, evento callejero que se viene realizando hace 7 años en nuestro barrio”, comenta María Glauser, de El Granel, y agrega que desde la pandemia en 2020, Callecultura buscó nuevas formas de cumplir con su objetivo de posicionar a la calle como espacio público recreativo y cultural, y estas dos iniciativas forman parte de las propuestas.

Identidad a través de un nombre

Si bien el barrio San José no existe como tal, para muchos vecinos y vecinas es fuerte el sentimiento de que es el nombre que da identidad a la zona en la que viven en las inmediaciones de la Parroquia San José, aclara Glauser. No es un nombre impuesto por la burocracia municipal, sino producto de la creación, el imaginario colectivo.

La “Búsqueda del tesoro” y “El baúl de los recuerdos” se suman a otras iniciativas dentro de la zona que están buscando explorar y desarrollar la identidad del “Barrio San José” y hay un creciente consenso de que su territorio está delimitado por las avenidas Artigas, Perú, Mcal. López y Brasil, reivindica.

Son varios los sitios emblemáticos de la zona que generan orgullo entre sus moradores, comenzando por el Parque Caballero, creado como parque municipal hace más de 100 años. Dicho recinto es uno de los pulmones verdes más importantes de Asunción y allí se realizaban cada año los corsos de primavera, una de la fiestas más icónicas y populares en el parque, así como un gran número de torneos deportivos de ciclismo, natación, entre otros.

En los audiorrelatos publicados en la web también se puede escuchar sobre los juegos infantiles en una época en que las calles eran espacio de juego de la gran cantidad de niños y niñas que crecieron en el barrio; las paradas obligatorias a la despensa San Antonio o la panadería Santa Teresita, de la familia Soljancic, así como los relatos de don Julián, quien vive y trabaja hace más de 70 años en la parroquia y colegio San José.

Riqueza de vivencias

“Me crié y viví siempre en este barrio. De niña y adolescente fui al Colegio de la Asunción. Los domingos íbamos a la iglesia San José y como mi mamá también se crió en el barrio y la mayoría de sus amigos de infancia seguían viviendo donde siempre, crecí y viví en una comunidad barrial”, comenta Ayelen Van Humbeeck, de El Granel.

“Por mi parte, mi bisabuelo José A. Carrón y su familia llegaron al barrio hacia 1930; mi abuela y mi madre nacieron y crecieron también en el barrio, en la misma casa, sobre la calle San José. Parte de la familia volvimos al barrio a partir de 1992. Mi mamá recuerda los juegos entre decenas de niños y niñas sobre la calle San José y los raudales de días lluviosos, que llevaban todo a su paso: autos, heladeras, personas. Algunos de sus recuerdos están entre los audiorrelatos. Yo recuerdo ir a pie o en bici a todos lados para ir a casa de amigos/as que vivían en el barrio, y al ser 5 hermanos, recibir visitas todo el tiempo, casa llena, y que no hacía falta tener trancado el portón de la calle” son algunos de los nostálgicos relatos de María Glauser.

Los responsables del proyecto creen que las historias contadas en audio y los recuerdos plasmados en fotografías son una fuente valiosa para la transmisión y, sobre todo, la preservación de la memoria colectiva; esa identificación con el barrio ayuda a fortalecer la capacidad de la comunidad de resolver problemas por sus propios medios. Agregan que los vínculos que se establecen son canales de comunicación para el intercambio de información y experiencias, “y esta red permite que nos unamos como personas para lograr un objetivo en común”.

Por ejemplo, a partir de las actividades barriales recientes, se forman grupos de WhatsApp de vecinos del barrio, en los que comparten invitaciones, noticias, recuerdos y también sueños y preocupaciones. Todo ello hace que se sientan más unidos como barrio e identificados con un territorio de la ciudad.

Cómo formar parte de El baúl de los recuerdos

La invitación a contribuir con recuerdos es para toda la ciudadanía; no es necesario ser del lugar o haber crecido en el barrio, solo importa que la persona tenga recuerdos o historias para contar sobre el “Barrio San José” y el Parque Caballero.

“Pueden ser relatos de cómo pasabas los días y los ratos en el barrio, encuentros o algún evento al que hayas ido al Parque Caballero. Cada memoria es importante y ¡tu relato puede ser parte!”, afirman.

Este proyecto sigue abierto y las personas que tengan interés en contribuir a “El baúl de los recuerdos” pueden enviar sus imágenes antiguas o recuerdos en formato texto o audio en la misma plataforma.

Más info:

https://www.elgranel.com/ba%C3%BAl-de-los-recuerdos

Instagram: @elgranelasu

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.