Boleros con historia

Casi una institución del amor. Sus boleros inolvidables germinaron una infinidad de romances... o despedidas. La formación actual del trío Los Panchos repasa con ABC Revista sus más de siete décadas de historia.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/D4HVC3BPLBGXZB3KTPOOR7BLPE.jpg

Es muy probable que usted, sus padres, abuelos o ¡hasta bisabuelos! hayan disfrutado de veladas apasionadas al compás de sus grabaciones. Melodías como Bésame mucho, Contigo aprendí, Adoro, La Malagueña, Sabor a mí y Quizás, quizás, quizás son apenas seis ejemplos de las más de 1300 creaciones que popularizaron en la escena musical del siglo XX.

¿Qué tuvo el trío Los Panchos que los llevó a conquistar escenarios de Iberoamérica, pero también ciudades como Nueva York, Madrid, Grecia o Japón? El análisis, tal vez, deba ser minucioso y cronológico. Sin embargo, la pasión por llevar el bolero romántico a sus más altos niveles de intensidad, sin duda, podría ser la mejor explicación.

“Es una industria que tiene sus etapas y, realmente, estoy a favor de muchas de ellas”, reflexiona el cantante mexicano Chucho Navarro, también conocido como Chucho Jr., hijo del histórico fundador del trío: José de Jesús “Chucho” Navarro Moreno. “Lo que en el tiempo prevalece es la cultura, porque las cosas que llevan un fondo fértil se vuelven parte de la escenografía de la cultura de un país”, reflexiona. “La prueba es que Los Panchos no siempre han prevalecido en la cima, pero han mantenido un estatus muy paralelo al horizonte y han perdurado”.

Para Navarro, de alguna forma, el tiempo se encarga de revalorizar el legado creativo de un artista. “Yo he visto muchas etapas de la música, donde se explotan y, luego, ya se dejan de escuchar... y hay cosas que prevalecen. En todas las épocas ha sucedido y sucederá”.

-¿Cómo logra un autor convertirse en atemporal?

-Pongo como ejemplo una canción que escribió mi padre en su última etapa de vida, porque según la edad y experiencias que tienes empiezas a componer con base en eso. En Misión cumplida escribió: “Yo he visto mil cosas en la vida surgir, pero de todo lo poco que yo he sido doy gracias a la vida. Misión cumplida: he plantado un árbol, he procreado un libro, algo tengo escrito que no borrarán”. Los autores no se despiden si no dejan una huella o una página en la huella de ese libro, la cultura, la poesía... Una persona que compone y atrapa momentos cotidianos es eterna.

-¿Cuáles son los momentos históricos del trío que atesora de manera especial?

-Las épocas de oro con Chucho Navarro y Alfredo Bojalil Gil... y, también, con Julio Rodríguez como primera voz. La segunda época de oro –y en la que más se grabó, se dejaron canciones y recuerdos– fue con Johnny Albino. La dupla Chucho y Alfredo fue la esencia del trío Los Panchos.

-¿Qué recuerdos llegan a su mente cuando evoca a su padre?

-Yo lo admiraba porque estuvo en momentos de cambios: perder a familiares, escribir en una revolución, y añorar la poesía vernácula, el arraigo, la familia, la gente que le rodeaba. Hizo unas obras muy sentidas, muy especiales y, pues, tiene mucha poesía vernácula. Siempre tuvo ese don que le da Dios a una persona muy especial para poder plasmar en una poesía y dejarnos detenidos en el tiempo, en una oración.

 

-¿Planes de renovar los sonidos del trío?

-Estamos haciendo cosas nuevas, metiendo unos “sabores” para actualizar un poquito, pero siempre respetando lo genuino y clásico. Dentro de lo clásico estamos haciendo “pulidas” para que se sienta más moderno... Para seguir adelante hay que darle un matiz más actual, porque el amor renace como el ave fénix: muere y vuelve a nacer. Eso es lo que procuramos.

La formación integrada por Navarro (director y segunda voz), Misael Reyes (primera voz y armonía) y Eduardo Beristáin (requinto y tercera voz) llegó por última vez al Paraguay en marzo de 2015. El concierto, en aquella ocasión, tuvo lugar en el Salón de Convenciones del Banco Central del Paraguay. El regreso se enmarca en las celebraciones por el Día de la Madre. La presentación tendrá lugar mañana, desde las 20:00, en el Salón Galas del Yacht y Golf Club Paraguayo.

“Esta vez vamos a festejar a las madrecitas”, precisa el cantante. “Vamos a recordar 73 años de diferentes épocas y canciones, recorriendo y evocando distintas etapas de Los Panchos. Es lo que siempre hacemos”, dice.

Navarro adelanta que habrá muchas canciones, como Rayito de luna, Una copa más, Sin un amor, Lo dudo, Un filo de ausencia, Caminemos y Sin ti. Composiciones que, según el mismo artista, “no se pueden dejar de cantar, porque son clásicos”. Finalmente, el repertorio incluye temas de las épocas más recientes de la formación.

-¿Algo especial para las madres?

-Tenemos una obra que queremos destacar en esta ocasión, por el día de las madrecitas allí, en el Paraguay. Mi padre tiene una canción que es un sueño en el que aparece su mamá y le dice: “Hijo, usted hace canciones para todas las damas y a mí no me hace”. Entonces, él le dice: “Madre, no puedo hacerte una canción / expresar no pudiera enorme ternura en tu corazón. Madre, qué más quisiera expresar, yo que tanto te adoro / pues, al darme la vida aprendí la más dulce expresión del amor solo en ti...”. La canción se grabó hace 61 años, y ha quedado en el recuerdo de mucha gente y generaciones. Es un momento muy especial.

-¿Proyectos actuales de Los Panchos?

-Siempre hay que estar enfocados en la nueva generación, que sepa aquilatar, y darle valor a la potencia que tenemos como seres humanos y la cultura, que se va haciendo con la experiencia de los años.

El trío Los Panchos canta a las madres

• Lunes 15 de mayo 

• Salón Galas del Yacht y Golf Club (Lambaré) 

• Entradas: G. 120.000, G. 170.000 y G. 220.000, a través de Ticketea.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.