De 2.000 a 8.000 kilos de maíz

Casi 200 personas participaron de la jornada de campo realizada en la finca del productor Rubén Fariña en la Colonia Mariscal López, Yhú, Caaguazú, organizada por el Inbio, y donde se destacó el aumento de rendimientos en maíz y soja gracias al manejo de suelo y uso de biotecnología.

Rosalina Román, al lado de su esposo Rubén Fariña, que dio un discurso durante la jornada de campo realizada en su finca;  junto a él, los técnicos que lo ayudan.
Rosalina Román, al lado de su esposo Rubén Fariña, que dio un discurso durante la jornada de campo realizada en su finca; junto a él, los técnicos que lo ayudan.

Don Rubén Fariña es un productor-cooperador de Instituto de Biotecnología Agraria (Inbio) en cuya finca se desarrolla el Programa de Agricultura Sustentable con Biotecnología. Sin embargo, su historia se remonta a una jornada de campo realizada hace 3 años en la finca de Flaminio Núñez, también cooperador de Inbio (que produce casi 1.000 litros de leche con 30 vacas) y quedó impresionado con el desarrollo de sus cultivos, resultado del trabajo supervisado, luego de eso solicitó recibir la misma capacitación.

Subió de 2.000 a 8.000 kilos por hectárea de maíz

Dentro de lo que han sido las presentaciones de trabajos tanto en maíz, soja y manejo de suelo en la finca del señor Fariña, sin dudas uno de los puntos destacados tiene que ver con el aumento de la producción de granos de maíz, “anteriormente y con un manejo tradicional, Don Fariña sacaba 2.000 kilos de maíz por hectárea, hoy gracias al uso de tecnología de siembra directa, manejo de suelo, cultivos y fertilización esta llegando a los 8.000 kilos por hectárea, de los cuales una parte los utiliza para el consumo de sus animales y otro para la venta”, explicó el ingeniero Manuel Ocampo del DEAg/MAG y es contraparte del Inbio asistiendo al propietario de la finca.

PUBLICIDAD

El productor también cuenta con 2 hectáreas de soja de la variedad Sojapar R49 y que podría llegar a cosecha este año 4.000 kilos por hectárea.

Motivado y motivador

El señor Rubén Fariña, destacó que siempre vio como otros crecían con sus cultivos de maíz y soja, y su deseo era llegar a eso, pero se dio cuenta que haciendo siempre lo mismo no iba a poder, “vi que cambiando algunas cosas y usando la tecnología podía crecer, además, tengo a mis hijos que también quieren seguir el camino del trabajo en el campo, por eso recurrimos a la gente el Inbio y del Ministerio de Agricultura y vemos los resultados, lastimosamente el año pasado vivimos un momento complicado cuando quemaron nuestra sembradora, pero gracias un grupo de buenos productores hoy tengo una nueva, yo insto a otros productores a apostar a la tecnología, no es algo que se de del día a la noche, es paso a paso pero funciona”, señaló.

PUBLICIDAD

Lo doblaron pero no lo rompieron

Lauro Fischer, productor de Bella Vista participó de la jornada y recordó que don Fariña es hombre de lucha, pues le habían incendiado su sembradora, “cualquier otro tal vez hubiera vendido todo y salido de aquí, pero el no, siguió adelante y luchó y hoy está progresando”, dijo. Comentó además que el forma parte de un grupo de productores que están unidos mediante la aplicación telefónica whatsapp, desde donde ayudaron a conseguir medios para obsequiarle una sembradora a don Fariña, que al final fue donado por uno de los productores que se solidarizó con él.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD