Secado de vacas lecheras

Dr. Nery Alonso (*) Un trabajo muy importante que deben tener en cuenta los productores lecheros es la realización del secado de la ubre de las vacas antes de parir. El secado sirve para que la glándula mamaria de la vaca descanse durante un tiempo, permitiendo su reposición y regeneración para estar nuevamente en condiciones de producir leche en cantidad y calidad, luego de parir.

Es fundamental realizar un buen cuidado de la vaca durante el periodo de secado. Para saber cuándo vamos a secar la vaca, se debe tener registrado cuándo fue servida; por tanto, el secado se debe realizar a los siete meses de preñez o dos meses antes de la fecha probable de parto.
Se denominan vacas secas a aquellas vacas de tambo que no se ordeñan y están preñadas, en tanto que en las estancias se llama así a las vacas que no están preñadas.
Por sobre todas las cosas, el secado de la vaca es esencial para la formación del calostro, ya que durante el periodo de gestación de los dos últimos meses, la glándula mamaria va a estar descansando; durante ese momento se empezará a formar el calostro. Recordemos que el calostro es un elemento fundamental dentro de los primeros días de vida del ternero, ya que es el alimento que le sirve de protección al mismo.
Otro de los factores significativos por los que se debe hacer el secado de la vaca es que, durante ese tiempo, el animal aprovechará para recuperar su mejor estado corporal, ya que para tener una buena parición, la madre deberá estar en muy buenas condiciones corporales, o sea, no tiene que ser una vaca flaca.

TIPOS DE POMOS
Y SU UTILIZACION
Para el secado, es primordial la utilización de los pomos, sin embargo, los mismos vienen en diversas presentaciones con distintos tipos de antibióticos; es por eso que debemos recalcar que los pomos contienen antibióticos de absorción lenta, y que tienen un efecto de entre 30 a 35 días luego de su aplicación. Por eso, es muy importante no aplicar el antibiótico a las vacas que tienen mastitis aguda.
También es conveniente saber que no es necesario introducir toda la punta del pomo dentro del pezón de la vaca, ya que cuando pasa la resistencia del pezón, allí ya se debe aplicar.

COMO SE
REALIZA EL SECADO
El secado de la vaca se puede realizar de dos formas; una de ellas es el secado brusco, que sería con la utilización del pomo con antibióticos de acción lenta; y el otro método es el secado paulatino, que sería también con la utilización del pomo, pero se sigue ordeñando a la vaca y, poco a poco, se va disminuyendo la periodicidad del ordeño.
Secado brusco: Para la aplicación de este método, se deberá ordeñar la vaca completamente, se desinfecta la punta de los pezones con una gasa que contenga alcohol y luego se le aplica un pomo del antibiótico dentro de cada pezón. A partir de dicha aplicación, el animal no deberá ser ordeñado.
En cuanto a la alimentación durante el periodo de secado, no se le debe dar balanceado durante una a dos semanas hasta que se vuelva a reabsorber toda la leche. Es conveniente resaltar que la vaca sigue produciendo leche durante el periodo de secado, y una vez que se llena la ubre, ella misma vuelve a absorber esa leche; al ser reabsorbida la leche, la glándula mamaria descansa; además, a lo largo de esa etapa, los antibióticos realizarán su trabajo durante 30 a 35 días, destruyendo todos los organismos patógenos.
Secado paulatino: Algunos productores llevan adelante este sistema con vacas que producen mucha leche y que desean que siga produciendo inclusive días antes de la parición.
Los mismos utilizan el sistema de secado, y lo realizan de la siguiente forma: en vez de ordeñar dos veces al día, lo hacen una vez durante uno a dos días, luego se va ordeñando día de por medio y, en el último día, se ordeña totalmente el animal y se le aplica el pomo de secado. Este trabajo de secado paulatino se realiza entre 5 y 7 días. Posterior a esa aplicación, tampoco se le suministra el balanceado a las vacas.
Dependiendo del estado de la vaca, la misma deberá recibir los balanceados a partir de los 15 a 20 días, dependiendo del estado corporal del animal; por ejemplo, si la vaca está flaca antes del parto, se debe mejorar su condición para el momento de la parición.

LA IMPORTANCIA DEL SECADO
Sin dudas, es fundamental el secado de la vaca, ya que la misma puede seguir siendo ordeñada; hay vacas que inclusive paren durante el periodo de ordeño, en tanto que otras producen el calostro durante la semana de parición, pero será calostro de mala calidad.
Sin embargo, lo más importante, y que debe tenerse muy en cuenta, es que si no se seca la vaca, la ubre del animal no descansa y no producirá la cantidad suficiente de leche en el siguiente periodo. O sea, va a producir menos leche. En esto radica la importancia de secar: la ubre descansa en ese periodo de tiempo, y permite la restitución y regeneración de la glándula mamaria y, así, producirá más leche.

SI HAY MASTITIS
Un detalle valioso: durante la semana después del secado se debe volver a hacer un repaso por la glándula mamaria para ver si no hay alguna inflamación. Si uno encuentra que la glándula está inflamada y hay mastitis, se deberá volver a ordeñar y tratar como una mastitis aguda, y solamente después se vuelve a aplicar el secado tras un tratamiento de, por lo menos, tres días.

(*) Especialista en producción de ganado lechero de la Facultad de Ciencias Veterinarias-UNA.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD