Falta de visión y metas alcanzables

El concepto de visión es tan básico para cualquier organización que pretende alcanzar propósitos claros, en ese sentido recordemos que la visión de Itaipú reza: “Ser una entidad binacional moderna, colaborativa y comprometida con la integración regional, reconocida por la excelencia en la generación de energía limpia y renovable y por su contribución al desarrollo sostenible del Paraguay y del Brasil”.

Ing. Ernesto Ayala Báez (*)
Ing. Ernesto Ayala Báez (*)JUAN RAMON AVILA-

Sin embargo, esta definición no es suficiente para la finalidad que persigue en este caso si lo visualizamos como parte, es decir como socio condómino, deberíamos tener algo propio, repasando el texto de arriba que la binacional cumplió con altura y eficiencia su visión.

Según la definición académica, es la expectativa ideal de cualquier entidad para alcanzar un objetivo en el futuro, está claro que a ninguna meta se llega si no se tiene una planificación previa para llegar a ella. Pasaron casi 49 años desde la firma del Tratado de la Itaipú y hasta el momento solo hubo improvisaciones, reclamos y resentimientos de nuestra margen, los principales actores no mostraron un vestigio de creatividad o alternativas válidas a ser colocadas a disposición de nuestro socio condómino para un eventual acuerdo de voluntades beneficiosas a las partes.

Reconozco, con conocimiento de causa, que todo lo que tengo y soy le debo a esta empresa, no es una tarea simple, más aún cuando se trata de debatir, convencer y acordar con una superpotencia de la región, el Brasil. Es fácil desde la comodidad de mi escritorio con el tiempo y el espacio a mi favor opinar, como otros, pero de eso se trata este escenario, hoy están como autoridades de la binacional ciudadanos que ayer estaban en este lado del monitor, con la atribución y la prerrogativa para actuar y mostrar su valía.

La retórica, pergaminos académicos, títulos universitarios, posgrados y currículos no alcanzan, se requieren otros padrones; expertise, carácter, liderazgo, astucia, capacidad de alta persuasión, creatividad, etc. Estas cualidades necesarias se extienden a toda la comitiva involucrada en esta misión. La Itaipú dispone de algunos profesionales adecuados para liderar esta cruzada, usarlos como simples ordenadores de informes es un desperdicio. Que no haya dudas, no digo que nuestro socio usa escapulario.

Existen entre 1 y 2% de emprendedores, en su mayoría, que amasan fortunas exorbitantes entre 50.000 y 200.000 millones de dólares en el mundo como patrimonio activo personal; les sigo siempre y veo un factor común entre todos, la mentalidad de riqueza, no trabajan para el dinero, el dinero trabaja para ellos.

Una simple teoría hace la diferencia con el resto de la humanidad que sobrevive con lo justo, me incluyo, y siguiendo con el paralelo, en nuestra margen, seguimos pensando que conseguir más recursos monetarios procedentes de las binacionales es la solución a nuestra falta de visión, permanentes reclamos y victimización es lo que argumentamos ante nuestro socio; el resultado, nos trata como el socio pobre.

El sector político reclama la utilización de unos 60, 70 u 80 millones de dólares anuales, que podrían escamotear de los fondos sociales de Itaipú, aún sabiendo que ese recurso forma parte del costo del servicio de electricidad de la entidad, bajo la evidencia de siempre, repartija y despilfarro, en todo caso tienen disponibles unos 400 millones de dólares anuales procedentes de regalías y compensaciones, suficiente fondo para aplicarlos en implantación de nuevas fuentes de energía o para la modernización, actualización o mejoras en los sistemas de distribución de energía de la ANDE, hoy con regulares cortes por falta de infraestructura adecuada para un servicio de excelencia; 120 legisladores con disposición de asesores de toda gama, bien podrían esbozar un plan de negociación ante nuestro socio, todos somos uno.

Apegado a mi teoría de siempre, enfocarse únicamente en la mejora del precio del producto no da resultado positivo, la diversidad de propuestas comerciales con la óptica de negocios a nuestra contraparte es la solución, me parece.

Aún si obtuviéramos una remesa mayor hacia nuestro país, llegaríamos a lo mismo, más derroches, gastos superfluos, botín extorsivo, aumento de cuentas bancarias privadas, todos detrás de las mismas cortinas; aplicación en salud, educación, ayuda al campesino, mejoras en infraestructuras, entre otros.

Mi oferta es simple, apalancar con el activo de Itaipú: hoy con un valor de US$ 60.000 millones podríamos acordar y seguir con el mismo diseño de la entidad, la implantación de megaobras binacionales, es la única manera de obtener rentas mutuas de dimensiones suficientes para atenuar y combatir nuestras necesidades y justificar mantener el precio del producto.

La definición de locura es realizar una y otra vez la misma acción y pretender obtener resultados diferentes, estamos ante una empresa única en su género en cuanto a productividad y de retorno asegurado, un gigante productor de divisas, que produce las 8760 horas del año, la tarifa del producto de Itaipú descenderá naturalmente por aplicación del reglamento del Anexo C del Tratado. Mantener la tarifa es la única estrategia, salvo exista una jugada magistral de los nuestros, es lo que escucho de los altos exponentes.

Según mi planilla, el servicio de la deuda incide en un 62,744% sobre el presupuesto global, en este caso del 2020. El punto neurálgico de discusión es la porción que será saldada en breve y no habrá excusa para sostener el valor de la tarifa del producto en valores actuales, mantener el costo del servicio de electricidad por vía artificial es complejo, a no ser que haya alguna concesión nuestra a cambio.

La Itaipú hizo su parte, generación de energía renovable y de calidad, remesas constantes de divisas al Paraguay, culpar a otros por nuestra miopía empresarial es notoria, los fracasos se convierten en enseñanzas si aprendemos de ellos, en caso contrario seguiremos con lamentos ante nuestro par, es hora de hacernos cargo de nuestras faltas. Sin propuestas, sin equipo, sin coordinación de ideas, el mismo resultado … en resumen; falta de visión, metas inalcanzables.

Otros

La retórica, pergaminos académicos, títulos universitarios, posgrados y currículos no alcanzan, se requieren otros padrones

Saldada

El punto neurálgico de discusión es la porción que será saldada en breve y no habrá excusa para sostener el valor de la tarifa del producto.

(*) Itaipú binacional – exsuperintendente - UC.GP.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.