El reto de la gestión educativa (26)

En este encuentro abordaremos aspectos relacionados al desarrollo curricular, niveles de concreción curricular y el rol de los docentes en el desarrollo curricular.

El rol de los docentes en el desarrollo curricular.
El rol de los docentes en el desarrollo curricular.ABC COLOR

Siguiendo las orientaciones recogidas en el documento Manual de orientación para el fortalecimiento de la gestión escolar (2016), que, si bien consideramos de sobra conocido por los participantes en esta acción formativa, se inserta en este punto como continuación al modelo teórico esbozado como muestra de que en Paraguay se siguen las directrices más actuales para el desarrollo del currículum.

Niveles de concreción curricular

Los pasos o fases que recoge el citado documento serían:

Primero. Realizar una mirada hacia la visión y la misión de la institución.

Segundo. Realizar una revisión minuciosa de la realidad institucional a través del diagnóstico, utilizando técnicas que les ayuden a determinar el problema principal en la dimensión pedagógica.

Tercero. Consiste en elaborar los diferentes proyectos enmarcados en las diferentes dimensiones de la gestión.

Cuarto. Se diseña el Plan Plurianual con todos los elementos que son: objetivo general, meta general, objetivos específicos, metas específicas, actividades principales y cronograma. Este plan constituye la base para elaborar el POA del primer año con el presupuesto. Todo esto conlleva a una evaluación de medio término y evaluación final; para posteriormente planificar el POA del año 2 y así sucesivamente hasta llegar al año 5 de ejecución del PEI.

Quinto. Se realiza la evaluación final del proyecto al término de los 5 años de implementación con criterios e indicadores preestablecidos que evidencien el logro del objetivo y la meta general, y la solución a la problemática detectada en la dimensión pedagógica.

El rol de los docentes en el desarrollo curricular

El enfoque del Proyecto Curricular Institucional ubica al equipo docente en el centro de los procesos de desarrollo curricular. En efecto, la concreción del currículum en el nivel institucional implica tanto la puesta en práctica de las intenciones educativas en función del Proyecto institucional, como el desarrollo profesional de los propios docentes que participan de este proceso.

La posibilidad de promover la colaboración y la colegialidad entre los docentes de una misma institución conlleva virtudes en el desarrollo profesional de los docentes y constituye puntos importantes para la organización y gestión interna de las instituciones.

En efecto, la confianza que se establece entre los grupos colegiados promueve la disposición a experimentar y correr riesgos y, con ello, el compromiso para un perfeccionamiento continuo de los docentes, hacen que los mismos puedan aprender unos de otros, poner en común su pericia y desarrollarla juntos. En las culturas de colaboración, las relaciones de trabajo en equipo entre los docentes tienen las siguientes características:

En efecto, la confianza que se establece entre los grupos colegiados promueve la disposición a experimentar y correr riesgos y, con ello, el compromiso para un perfeccionamiento continuo de los docentes, hacen que los mismos puedan aprender unos de otros, poner en común su pericia y desarrollarla juntos. En las culturas de colaboración, las relaciones de trabajo en equipo entre los docentes tienen las siguientes características:

- Son espontáneas, es decir, surgen de los mismos docentes.

- Los profesores actúan juntos sobre todo para desarrollar sus propias iniciativas o para trabajar sobre iniciativas apoyadas o propuestas desde fuera con las que se comprometen.

- El hecho de trabajar juntos no suele circunscribirse a un horario regular de actividad que pueda fijar la dirección de la escuela, sino que en gran parte suelen darse encuentros informales breves y frecuentes.

- Los docentes desarrollan autonomía para juzgar sus propias prácticas.

Fuentes: GAIRIN, J. y RODRÍGUEZ GÓMEZ, D. (2015). Innovación, aprendizaje y gestión del conocimiento en las instituciones educativas. Revista Educación 2015. N.º46 (73-90). Gil, J (1992). BAZARRA, L. y CASANOVA, O. (2013). Directivos de Escuelas Inteligentes. ¿Qué perfil y habilidades exige el futuro? Madrid: SM. CUENCA, R. y PONT, B. (2016). Liderazgo escolar. Inversión clave para la mejora educativa. Madrid: Fundación Santillana.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.