El texto lírico o poético (1)

«Jamás en la vida encontrarás ternura mejor, más profunda, más desinteresada y verdadera que la de tu madre». Honoré de Balzac (novelista francés).

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UEE3JDUI5BFDRGVB3KDNNPSBQI.jpg

Elementos del texto poético

El texto poético se escribe, generalmente, en versos y, a veces, en prosa. Pertenece al género lírico. Se diferencia de los otros géneros, como el narrativo o el dramático, en que su intencionalidad fundamental es expresar sentimientos y en que posee ritmo o musicalidad.

En este número estudiaremos los elementos que constituyen el estilo lírico y en el próximo nos enfocaremos en cómo analizarlo.

PUBLICIDAD

El hablante lírico o yo poético

En poesía no debemos creer que el autor «fulano» está sintiendo «tal» emoción, sino que un yo poético, que es una construcción discursiva imaginaria creada por el autor para expresar ideas o sentimientos, es el que se está manifestando. Sin embargo, a veces, el autor real puede tener semejanzas con el yo poético, pero sigue siendo una creación ficticia.

Lenguaje figurado

PUBLICIDAD

El poeta emplea en cada texto lírico un lenguaje connotativo. Las metáforas, comparaciones, los símbolos configuran el sentido de lo que quiere transmitir.

Unidades poéticas

Verso: es cada línea del poema.

Estrofa: es el conjunto de versos.

La métrica y la rima

La métrica es la repetición de un número de sílabas en los versos del poema.

La rima es la repetición (recurrencia) de sonidos al final de cada verso del poema.

Rima consonante: si riman vocales y consonantes desde la última vocal acentuada.

Rima asonante: si solo riman las vocales desde la última vocal acentuada.

Si no hay rima ni estructuración métrica, decimos que los versos son libres.

Los versos se pueden dividir según su medida en:

De arte menor: cuando tienen menos de 8 sílabas.

De arte mayor: cuando tienen más de 8 sílabas.

La lengua española es una lengua paroxítona (llana o grave); por esa razón, abundan las palabras llanas y eso es lo que la métrica considera como base para determinar el siguiente procedimiento:

Si termina en palabra aguda, el verso se le suma una sílaba (así terminaría en llana).

Ejemplo: Todo lo que por ti vi 7 sílabas + 1 = 8 Octosílabo de arte menor. Tenemos que recordar que los monosílabos siempre son palabras agudas.

Si un verso termina con palabra esdrújula, le restamos una sílaba.

De sentencias, de libros, de dictámenes

12 – 1 = 11 Endecasílabo.

Sin embargo, si la palabra final de un verso ya es llana, no se le resta ni suma.

Ejemplo: Durmiendo en brazos de la noche fría = 11 Endecasílabo.

Actividades de prelectura

Uno de los poetas que se inspiró en su madre para escribir hermosos poemas es el cubano Julián del Casal. Conozcamos un poquito de su vida.

Julián del Casal nació en La Habana, el 7 de noviembre de 1863 y falleció el 21 de octubre de 1893. Perteneció a una brillante generación de poetas con mala suerte: José Martí, Manuel Gutiérrez Nájera, José Asunción Silva. Todos ellos murieron demasiado jóvenes y quedaron, para muchos, como los «precursores» del modernismo en la literatura hispánica. Fue huérfano de madre al nacer y perdió a su padre a los 22 años.

Convaleciente de una prematura enfermedad, asistió a un banquete en su honor en la casa de un amigo; durante la sobremesa, alguien hizo un chiste y Casal lanzó una carcajada. Sus pulmones, delicados, no soportaron la dicha de un segundo y el poeta murió ahogado en su propia sangre, por la rotura de una arteria.

Fuente

Recuperado de: http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/anteriores/octubre_05/20102005_02.htm

Actividad de lectura

A mi madre

No fuiste una mujer, sino una santa

Que murió de dar vida a un desdichado,

Pues salí de tu seno delicado

Como sale una espina de una planta.

Hoy, que tu dulce imagen se levanta

Del fondo de mi lóbrego pasado,

El llanto está a mis ojos asomado,

Los sollozos comprimen mi garganta.

Y aunque yazgas trocada en polvo yerto,

Sin ofrecerme bienhechor arrimo,

Como quiera que estés siempre te adoro.

Porque me dice el corazón que has muerto

Por no oírme gemir, como ahora gimo,

Por no verme llorar, como ahora lloro.

Julián del Casal

1. Lee una vez en forma silenciosa. ¿Qué sientes? ¿Te recuerda a algo o a alguien?

2. Vuelve a leer, esta vez en voz alta. ¿Cambió en algo tu impresión inicial?

3. Aclara el significado de los términos del poema que sean poco frecuentes en tu vocabulario.

4. Responde:

a. ¿A qué tema se está refiriendo el hablante lírico? ¿Qué le ocurrió a su madre?

b. ¿Cómo se siente el yo lírico?

c. ¿Con qué solemos relacionar al polvo? ¿A qué se refiere con el vocablo «polvo yerto»?

d. ¿Cuál sería el objetivo del autor? ¿Qué quiso lograr con su escrito? ¿Qué tipo de reacción busca en nosotros los lectores?

5. Analiza el poema según los recursos poéticos que utiliza: imágenes, metáforas, personificaciones, otros.

¿Qué pretende con el uso de esos recursos?

6. Analiza la forma de estructuración del poema.

a. ¿Cuántas estrofas tiene?

b. ¿De cuántos versos se compone cada estrofa?

c. ¿Cuántos versos tiene en total? ¿Qué medida tienen estos versos?

d. Señala la rima. ¿Cómo se llama este tipo de rima?

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD