Fiscalía dice que no tiene pruebas contra Papo Morales

El 22 de junio del año pasado el conocido estafador Gregorio Ramón Morales Macchi, más conocido como Papo Morales, atacó brutalmente con un fusil de guerra al entonces capataz de la estancia de su madre, Antonio Talavera. Fue a orillas del río Tebicuarymí, en la compañía Rojas Potrero del distrito de Borja, en el límite natural con el municipio de Iturbe, departamento de Guairá.

Fiscalía dice que no tiene pruebas contra Papo Morales.
Fiscalía dice que no tiene pruebas contra Papo Morales.Archivo, ABC Color

El atentado a tiros fue grabado con un celular por una mujer que acompañaba a Papo Morales, quien aparentemente la quería impresionar con semejante “hazaña”.

El video del hecho fue difundido a inicios de este año por ABC TV y rápidamente pasó a ser el más visto en todo el país, tanto que hasta ahora sigue siendo una de las filmaciones más vistas en la web.

El propio afectado, Antonio Talavera, después contó la odisea que pasó. Dijo que Papo Morales inicialmente lo dio por muerto, aunque Talavera se salvó de milagro gracias a que fue arrastrado por la correntada, ya que se tiró al río cuando su patrón le disparó en la cabeza. Papo andaba siempre con un fusil M4, calibre 5.56, similar al que usan las fuerzas especiales de nuestro país. Cómo consiguió esa arma, sigue siendo una gran incógnita, pero siempre alardeaba con ella, según Talavera.

Recién después de que se viralizó el indignante video la Fiscalía tomó intervención y ordenó la captura de Papo Morales, que fue materializada el 17 de enero pasado. El fiscal Alcides Espínola lo imputó por tentativa de homicidio doloso, coacción grave y violación de la ley de armas. Ante semejante escándalo, el juez César Acosta decretó su prisión preventiva en la penitenciaría regional de Villarrica.

Paralelamente, saltaron varias otras denuncias, como la que se generó en un centro de rehabilitación de Itacurubí de la Cordillera, de donde Papo Morales fue expulsado luego de que supuestamente intentara matar a puñaladas a una persona.

Asimismo, le surgió otra imputación por coacción grave, producción de riesgos comunes prevista en la ley de armas y por amenaza de hecho punible. La causa fue impulsada por el fiscal de Caacupé, Benjamín Vera. Fue tras la denuncia de un operador de la radio La Voz de la Cordillera AM, perteneciente a la madre de Papo Morales. El trabajador de la emisora denunció haber sido raptado por Papo Morales, quien le exigió la entrega del dinero cobrado por publicidad.

Cuando todo hacía parecer que Papo Morales pasaría un buen tiempo encerrado, tal como ya lo hizo cuando fue condenado por estafa, este abandonó la cárcel de San Pedro de Ycuamandyyú hace una semana, al ser beneficiado con una resolución del mismo juez César Acosta.

Sin embargo, la sorpresa mayor fue que la propia fiscala de la causa, Noelia Andrea Soto Godoy, pidió el sobreseimiento provisional de Papo Morales en la causa del atentado contra el capataz Antonio Talavera al alegar que no tiene suficientes elementos. ¿Y el video del hecho? Con este panorama, muchos se preguntan quién tendrá que morir para que verdaderamente se haga justicia.

ileguizamon@abc.com.py