Caso audios: OGD y su camarilla a juicio

Luego de casi tres años de investigación y resolución de innumerables chicanas, el caso conocido como audios filtrados del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) fue elevado a juicio oral y público por la jueza Cynthia Lovera el pasado miércoles. La magistrada rechazó incidentes de nulidad de la acusación y pedidos de sobreseimiento definitivo, para disponer que los cuatro acusados sean llevados ante un tribunal que decidirá la culpabilidad o no de los mismos.

Las defensas de los acusados ya adelantaron que van a apelar la resolución de la jueza Cynthia Lovera, quien elevó el caso a juicio oral y público.
Las defensas de los acusados ya adelantaron que van a apelar la resolución de la jueza Cynthia Lovera, quien elevó el caso a juicio oral y público.

La magistrada decidió enviar a juicio el caso audios filtrados del JEM, en el que el expresidente de ese organismo y exsenador Óscar González Daher (ANR, cartista), Raúl Fernández Lippmann y Carmelo Caballero serán juzgados por tráfico de influencias y asociación criminal, mientras que el exsenador Jorge Oviedo Matto (Unace), solo por tráfico de influencias.

Pasadas las 22:00 del pasado miércoles 4 de setiembre se leyó la resolución de la jueza Lovera y los abogados defensores de los acusados anunciaron que van a apelar la disposición. Las partes tienen que retirar la copia escrita de la resolución esta semana.

En la audiencia preliminar los acusados presentaron una serie de incidentes como la nulidad de la acusación fiscal, la nulidad de los audios y el sobreseimiento definitivo de los cuatro procesados. La fiscalía, que estuvo representada por los agentes Rodrigo Estigarribia, Sussy Riquelme y Natalia Fúster, pidió el rechazo de todos y cada uno de los incidentes.

PUBLICIDAD

A su turno, la jueza Cynthia Lovera entró a analizar los fundamentos de los incidentes y en el caso de la nulidad de la acusación la magistrada dijo que el escrito conclusivo no contenía vicios como para ser revocada. En consecuencia, no prosperó la intención de lograr el sobreseimiento definitivo de los acusados.

Sobre otras cuestiones, la juzgadora apuntó que ella como jueza de la etapa intermedia no puede entrar a analizar el fondo de la cuestión planteada por las defensas y que la ley solo le da la facultad de verificar si se respetaron las garantías de los acusados.

Como se dio a lo largo de todo este proceso, la defensa del exsenador Óscar González Daher fue la que más chicanas presentó y en la audiencia preliminar una vez más la abogada Sara Parquet sostuvo que se violentaron las garantías de su cliente, al no ser llamado a declarar por los fiscales. Los mismos fiscales habían señalado que eso no era verdad y presentaron las pruebas que lo demostraban.

En la lectura de su resolución, la jueza Cynthia Lovera apuntó que en la carpeta fiscal obran tres citaciones que se le hicieron a González Daher y que en ninguna se presentó. También se aclaraba que la abogada Parquet señaló que no presentó a su cliente debido a que no contaba con la copia del expediente, pero la mentira fue develada cuando la magistrada citó que en la carpeta fiscal estaba asentado que la referida abogada pidió seis veces copias del expediente del caso.

También se pidió la exclusión de la auditoría de gestión hecha por la Corte a tres casos que aparecieron en los audios y que llevaron al Ministerio Público a fundar su acusación, lo que la jueza Lovera igualmente rechazó. Alegó que eso forma parte del fondo de la cuestión y no le está permitido hacer un análisis al respecto.

También la magistrada Cynthia Lovera les impuso medidas alternativas a los acusados, debido a que nunca se pudo hacer esta diligencia cuando fueron imputados en el 2017. Para Óscar González Daher, la jueza dispuso el arresto domiciliario, por ser el principal acusado, mientras que para Raúl Fernández Lippmann, Carmelo Caballero y Jorge Oviedo Matto, les dio la libertad ambulatoria con ciertas reglas de conducta como ser no salir del país, no cambiar de domicilio y presentarse una vez al mes al juzgado.

Conformes

Los fiscales Rodrigo Estigarribia y Natalia Fúster, tras finalizar la diligencia y conocer la elevación a juicio oral del caso, se mostraron contentos.

Señalaron que el trabajo que realizó el Ministerio Público se vio reflejado en la acusación y que eso hizo que la jueza no encuentre vicios o errores que lleven a la nulidad de la acusación como plantearon las defensas. Ahora dijeron que van a preparar todo para el juicio oral.

Juicio oral, recién el 2020

Si bien la causa ya fue elevada a juicio oral y público, las apelaciones que se anunciaron de parte de la defensa de los acusados retrasarán que la resolución de la jueza Cynthia Lovera quede firme. De resolverse todos los incidentes este año se tiene que enviar el expediente a la Coordinación de Juicios Orales, para que se sortee al tribunal que va a llevar adelante el juzgamiento del caso audios filtrados.

Pero, conociendo cómo se dieron estos casi tres años de investigación en medio de innumerables chicanas, no sería raro que esta actitud de las defensas prosiga, ya que a lo largo de todo este tiempo no se advirtió y mucho menos sancionó a los abogados y procesados que hicieron uso y abuso del derecho.

Como existe impunidad, no sería raro que se recuse a los miembros del tribunal que salga sorteado y así se postergue la fecha para el inicio del juicio que ya no se hará este año. Recién para el año próximo se estaría fijando el calendario del juzgamiento.

Sobreseído

El único que fue sobreseído de este caso fue el abogado Rubén Darío Silva, quien ya quedó excluido del presente proceso y no irá a juicio oral.

El Ministerio Público en diciembre pasado cuando presentó su acusación ya había solicitado que Silva sea sobreseído definitivamente.

En la audiencia preliminar el abogado Rubén Darío Silva, quien se representó a sí mismo, se dirigió a la jueza Cynthia Lovera y dijo que se allanaba al pedido de la fiscalía y argumentó que no tuvo ni tiene nada que ver con el caso de los audios filtrados y que quería dejar en claro que apareció en dos grabaciones que no tenían nada que ver con los procesos que se estaban torciendo desde el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados. Finalmente, al leerse la resolución la magistrada Cynthia Lovera le dio trámite a este pedido y el abogado Rubén Darío Silva fue sobreseído definitivamente.

Así operaba OGD: “Hola jueza cómo te va... disculpamena que te moleste, es por el caso de mi amigo Walberto Zárate, yo hablé con Talavera (el fiscal del caso); en qué me podés ayudar, jueza, que siga el juicio, lo que sí él (Zárate) tiene que mover esa retro (una retroexcavadora que se le incautó a Zárate) para poder ganar algo...”.

Agradeciendo el “favor”: “Hola, Dra., cómo te va, disculpamena que te moleste, hay veces que tenemos que llamar por amistad, yo siempre llamo por amistad, te aclaro. También estoy a disposición de ustedes y te llamo a agradecerte, me contó el Dr. Fernández (Raúl Fernández Lippmann, el secretario) que le atendiste muy bien”.

OGD al salir los audios: “Yo soy un hombre que aguanto y sé aguantar. Soy un hombre de postura, soy un hombre de palabra, un hombre honesto y voy a continuar siendo honesto. Que se diga González Daher está metido en algo que está en un audio y está pidiendo algo, jamás. Lo aclaro en honor a mi familia y a mis amigos”.

victor.franco@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD